Carlos Gutiérrez Menduiña

(gmendu)

Gestor de Inversiones

Madrid. Madrid. ESPAÑA.

La opacidad en los productos financieros tradicionales


Escrito 6 Jul

Las enseñanzas que podemos extraer de las experiencias vividas en los últimos años de crisis han servido para revelar hasta qué punto  la opacidad puede convertirse en un factor de alto riesgo que, en mercados tensionados, tiene como consecuencia importantes pérdidas para el inversor.

No en vano, varios han sido los casos que se pueden poner como ejemplo de dicha falta de transparencia y, aunque nombrarlos todos es imposible, queremos hacer un breve repaso de los más relevantes.

¿Conocíamos el riesgo real de las preferentes?

Uno de los activos que más ha afectado a los inversores en estos años han sido las famosas participaciones preferentes. Es un producto financiero que no tiene nada de malo en sí mismo, sólo que el inversor debería conocer perfectamente los riesgos y tener control de su valor liquidativo. El drama vivido a inicios del 2012 con las preferentes, no fue tanto el riesgo de impago (el riesgo real del activo), que realmente fue muy puntual, sino el hecho que durante años se había estado haciendo creer a los inversores que la cotización de sus preferentes era siempre 100%, es decir, que si pusieron 1000€ seguía valiendo 1000€ y siempre valía 1000€. En el 2012, se obligó a efectuar las compra-ventas en mercados secundarios cotizados y regulados y a publicar en las posiciones de los clientes el valor de mercado real, que como todo el mundo sabe, resultó ser muy inferior a 1000€ en ese momento.  El verdadero error de las preferentes era la cotización ficticia que “disfrutaron” durante años las preferentes y que facilitó la comercialización entre inversores conservadores con una irreal sensación de seguridad.

El peligro de los bonos estructurados “opacos”

fondos estructuradosOtro de los activos que se siguen comercializando de forma habitual, de hecho con un incremento notorio en los volúmenes en los últimos 3 años, son los bonos estructurados. Un activo que la mayoría de directores de oficina bancaria tendrían serias dificultades para explicar qué contiene y de qué se compone. Una premisa básica para todo inversor, debería ser que sin conocer de qué se compone el producto donde va a invertir, mejor no invertir. Prueba de ello fue, por ejemplo,  en la quiebra de Lehman Brothers, donde muchos inversores se vieron afectados dado que, sin saberlo, ese estructurado en el que estaban invertidos a través de su banco habitual, era realmente emitido por Lehman Brothers, así que la pérdida tras la quiebra era del total de la inversión. El grave error fue que en numerosas ocasiones, ni tan solo el asesor que ofrecía el producto tenía conocimiento que el estructurado tenía riesgo Lehman y no el del banco comercializador.

Sería lógico pensar que tras los errores cometidos, la comercialización de productos de inversión hubiera evolucionado de cara a futuro y actuaran con la máxima transparencia en pro del inversor y del sistema financiero. Pues la realidad es que se ha evolucionado y mejorado muy poco en este sentido.

 

 

A día de hoy, se siguen  comercializando estructurados, que en numerosas ocasiones se hacen cotizar por el valor de adquisición en las posiciones de los clientes cuando si realmente se quisiera vender antes de vencimiento, la cotización bien seguro sería distinta. Por ejemplo, un estructurado muy simple con vencimiento a 2 años y que recoja parte de la subida de una acción en concreto, podría estar compuesto por un bono a 2 años y una opción de compra sobre la acción.  La cotización del estructurado no debería ser 100%, no debería ser el precio de adquisición, sino debería ser la suma de los valores liquidativos diarios del bono más la opción de compra que lo componen. Eso daría a entender al cliente la situación real de su producto.

El desconocimiento sobre las posiciones y cotizaciones diarias de tus fondos de inversión

Incluso los fondos de inversión, uno de los activos de mayor transparencia para las entidades financieras, sólo publican su estado de posiciones en el informe trimestral, desconociendo día a día el riesgo que realmente está asumiendo el inversor. Esto último se traduce en algo tan sencillo como que desconoces si un fondo de inversión de deuda soberana, en estos momentos, tiene deuda griega; tendrías que esperarte al informe trimestral para ver las posiciones o que la deuda griega haga un default y el fondo se vea perjudicado en su valor liquidativo.

transparencia

¿Qué puede aportar el crowldending en materia de transparencia?

Afortunadamente, no todo ha sido inmovilismo en esta materia.  Han surgido algunos instrumentos que sí ofrecen más transparencia y permiten al inversor conocer donde está invirtiendo. Como inversor, tenemos la obligación de preocuparnos sobre dónde se invierte nuestro dinero, conocer perfectamente los riesgos y el destino de nuestros fondos. Son pasos necesarios hacia una inversión financiera más eficiente, segura, transparente y responsable.

En el crowdlending en general y en Arboribus, en particular, el inversor selecciona en qué empresas quiere invertir, accede a sus balances, decide el importe, incluso el tipo de interés y tiene pleno conocimiento en todo momento del estado de sus inversiones. Gran parte de la seguridad y confianza que transmite invertir en nuestra plataforma descansa en que nuestros inversores, en todo momento, conocen perfectamente dónde están invirtiendo y en qué situación se encuentra su cartera.

El próximo día 8 de Julio, en el centro de Barcelona a las 18h, 3 alternativas de inversión que ofrecen un avance muy significativo en materia de transparencia, presentarán sus modelos de inversión; unos nuevos modelos que nos conducen a un cambio de paradigma en la transparencia financiera. Se trata de   Robust Global, una Sicav que invierte en acciones con criterios de RSC;  Democratic Sicav, que permite a sus accionistas conocer interactivamente desde la web todas las posiciones del fondo; y  Arboribus, primera plataforma Crowdlending para pymes donde el inversor, no sólo obtiene un interés fijo elevado (promedio del 7%) sino que conoce, selecciona y decide donde invertir.


Comentarios