Democratic Capital SICAV ha cerrado el mes de junio con una subida del +0,57% frente el rebote del Eurostoxx del +5,89%. En el año, la rentabilidad de la SICAV se sitúa en el +20,73% frente la del índice europeo del +15,73%.

El oro circula porque tiene valor, pero el papel moneda tiene valor porque circula. “Karl Marx”

 

Mes positivo para Democratic Capital SICAV, que ha servido para consolidar un gran inicio de año y cerrar el primer semestre de 2019 con una rentabilidad espectacular, superior al 20%.

 

Los mercados de Renta Variable, a nivel global, rebotan con fuerza en junio, dejando los índices americanos en máximos históricos o muy cerca de ellos. Europa también recupera posiciones hasta los máximos del año, que vimos en abril.

 

El oro tiene su mejor mes en muchos años, subiendo casi el 8% y se sitúa en máximos de los últimos 5 años, superando la barrera psicológica del 1.400 USD/onza.

 

 

Análisis de la situación

 

 

Los Bancos Centrales volvieron a salir al rescate, como siempre. Tras las fuertes correcciones de mayo, no cabía duda de que la FED y el BCE lanzarían mensajes lo suficientemente claros con tal de calmar los ánimos de los mercados.

 

El primero fue Powell, de la FED, que, sin tocar los tipos, despejó las dudas sobre la futura bajada. La probabilidad de que esto ocurra en la reunión de julio es del 100% según las estadísticas americanas.

 

Posteriormente habló Draghi, con la difícil papeleta de seguir la estela de los americanos a pesar de que en Europa los tipos ya están al 0%. No defraudó e insistió en que implementaría todos aquellos estímulos que fueran necesarios, recordando aquella mítica frase del 2012 : "Haré lo que sea necesario para salvar al euro, y créanme, será suficiente".

 

Como era de esperar, el resultado inmediato fue el fuerte rebote de las bolsas, que nos perjudicó ligeramente ya que nuestro posicionamiento era (y es) ligeramente bajista.

 

La segunda repercusión es que la rentabilidad de los bonos gubernamentales se desplomó a niveles nunca vistos.

 

En este cuadro, observamos la rentabilidad de los bonos de los estados a 10 años.

 

 

Resulta increíble ver que países como Suiza, Alemania, Japón o Francia, entre otros, tienen las rentabilidades de sus bonos en negativo.

 

Resulta aún más sorprendente ver el bono español a 10 años rentando el 0,32%. En el año 2011, el bono español a 10 años pagaba el 7%. Si en aquel momento alguien nos hubiera dicho que estaríamos en esta situación, le habríamos tomado por loco.

 

La tercera derivada la encontramos en el precio del oro. Frente unos bonos en estado de burbuja y con unas rentabilidades nulas o negativas, el metal precioso por excelencia es la única alternativa para protegerse de las políticas de los Bancos Centrales.

 

El tipo de interés siempre ha sido el peor enemigo del oro. Es decir, ¿para qué alguien pensará en comprar oro, un activo que no renta ni tiene cupones, cuando puede comprar un bono y conseguir “sin riesgo” una buena rentabilidad? Actualmente, no es que no exista la rentabilidad sin riesgo es que existe el riesgo sin rentabilidad, el mundo al revés.

 

Ante este escenario el ganador es el oro.

 

 

Conclusión y perspectivas

 

Las altas valoraciones en la Renta Variable y la Renta Fija invitan a adoptar estrategias bajistas para capturar rentabilidad cuando el mercado corrija. Sin embargo, no hay que subestimar NUNCA el poder que tienen los Bancos Centrales para añadir estímulos adicionales y así contentar a los mercados.

 

En consecuencia, dado que vemos las bolsas relativamente caras, vamos a tener una exposición baja, ligeramente bajista, en mercados y acciones con más sobrevaloración, pero sin asumir excesivos riesgos.

 

Por otro lado, continuaremos fieles a nuestra apuesta por el oro y las minas, pero también con un peso menor en cartera, estos activos acumulan una revalorización muy fuerte el último trimestre y es prudente disminuir la exposición.

 

Los meses de julio y agosto suelen ser impredecibles y creemos que es buena idea iniciar este periodo con una tensión menor en cartera. Pueden surgir buenas oportunidades durante estos días e intentaremos aprovecharlas, pero siempre desde una posición inicial conservadora .

 

 

Desde Democratic, les invitamos a que contacten con nosotros, tanto si son accionistas como si no lo son, para realizar cualquier consulta. Recordad que uno de los objetivos de esta SICAV, más allá de ofrecer seguridad y rentabilidad al inversor, es el de ser transparentes, honestos, cercanos y participativos. Crear NUESTRO vehículo de inversión.

 

Un cordial saludo a todos,

 

Hugo Casanovas

 

Democratic Capital SICAV