He vuelto a ver “Buscando a Nemo”, otro de los grandes éxitos de los creadores de Toy Story (Pixar) y me he reído como siempre. Imaginen la cara de quién fuera el jefe de Walt Disney cuando un informático le propuso hacer dibujos animados por ordenador que fueran divertidos tanto para niños como para  mayores. "¿Dibujos animados también para mayores? ¿Dibujos? ¿Mayores?" Pues sí. Y no solo eso: éxito global.

Algo parecido pasa(ba) con las finanzas y las redes sociales. Parecían no encajar pero, como los dueños de Disney, nos equivocábamos. Preguntar sobre finanzas en internet era exponerte a un respuesta de lo más variopinta, muchas veces poco fundada. Cuando me explicaron qué era Unience pensé: "¿Finanzas? ¿Redes sociales?" Pues sí, y vaya sí...

Hace más de tres años que soy usuario de Unience y aunque mi actividad ha sido mucho más contemplativa que otra cosa, puedo decir con orgullo – como hacía Esteban en este artículo– que he visto crecer esta comunidad en usuarios profesionales y no profesionales, en gestoras de IIC, en contenidos, en reconocimiento, es decir, en utilidad. Y todavía me sorprendo, aunque cada vez menos…

Como inversor, ante todo, soy un principiante y mi primer impulso nació en esta red – aunque solo supuso decirle a un familiar que no vendiera los bancos medianos, que “el tema pinta bien”–. Creo que mi siguiente paso también habrá nacido en Unience pero no voy a venderles la piel del oso antes de cazarlo. De estos años, recuerdo bien la de información que circuló por la red con Fukushima, las eternas discusiones sobre conocidos inversores internacionales o los magníficos artículos de Josep Prats.

Desde hace escasos días, Unience es mucho más que un lugar donde aprender y enseñar, mucho más que una fuente de información especializada y de rabiosa actualidad, mucho más que un bar digital en el que se habla de finanzas e inversiones… Unience es ya mi casa pues tengo el orgullo de anunciar que he entrado a formar parte de este equipazo en el que lo más difícil será estar a la altura de mis nuevos compañeros. No puedo dejar de agradecer a todos los que hoy formamos Unience la confianza y la alegría que han depositado.

Con la misma ilusión y convencimiento que aquél informático de Pixar, trabajaremos para hacer de Unience la principal comunidad financiera digital en el que proveedores, profesionales e inversores encuentren respuestas a sus dudas e inquietudes financieras. Y como diría el mítico personaje: "Hasta el infinito y más allá".

¡Un saludo a todos!

Iñigo