Los activos problemáticos de la banca española alcanzarán máximos en 2014, según Citi.