Me sorprende cada día la inaccion de los individuos ante la crisis en el terreno personal. Nadie parece querer aprovechar la evidente reducción de precios para invertir y prepararse mejor para la salida del ciclo. Del mismo modo, muchos de los que están en el paro no consideran la posibilidad de hacer algo distinto a lo que hacían o irse a vivir a otro lugar, o buscar ingresos adicionales o alternativos. 

La avaricia es muchisimo mejor motor que el miedo. El miedo paraliza, atonta, reduce la lucidez de la persona.

No he visto nunca una mejor oportunidad para invertir combinada con mayor docilidad para dejarse llevar al matadero de la historia.

!Que raros somos!