José Ramón Iturriaga

(jriturriaga)

Gestor de Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities

Madrid. Madrid.

Roubini algo más constructivo.


Escrito 23 Oct 12

 

La presentación de ayer de Nouriel Roubini en la fundación Rafael del Pino fue una muy buena descripción de la difícil  situación actual, del giro de ciento ochenta grados que se ha producido en los últimos tiempos en la lidia del a crisis de la deuda por parte de los principales actores europeos y, finalmente, y  como no podía ser de otra forma viniendo  de Mr. Doom ,de  los riesgos a estos avances. Sin embargo y quizá animado por el buen tiempo o por el vino español, la presentación rezumaba algo más de optimismo.

La situación actual la enmarcó en los distintos riesgos de lo que ya se conoce como balcanización de la Unión Monetaria: balcanización económica, balcanización bancaria y balcanización de la deuda soberana. Nada nuevo pero muy bien resumido.

Los “rayos de esperanza” los resumió en tres: el nuevo rol del BCE desde la famosa frase de Draghi “ belive me, it would be enough” de antes del verano; la definitiva aprobación del MEDE después de superar todo tipo de trabas; y, por último y quizá mucho más importante aunque sea más difícil de medir, la actitud mucho más decidida por parte de los diecisiete de avanzar en la unión bancaria, fiscal y política.

Creo que donde resulta más interesante centrarse de la presentación es en los riesgos a estos avances.

El primero en el que hacía hincapié, es el de los problemas que sin duda se van a producir a medida que se avanza en la unión bancaria, fiscal y política. Evidentemente, una de las debilidades más claras que ha puesto sobre la mesa esta crisis, es el proceso de toma de decisiones dentro de la UE. Este proceso es lento, exasperantemente lento, lleno de trabas burocráticas y negociaciones interminables. Sin embargo y es de o que parece que Roubini se está dando cuenta ahora, la realidad política del euro, que no la económica trasciende, ha trascendido y va a trascender a gobiernos de todo tipo. El camino ya está marcado: la debilidad de algunos y sobre todo la fortaleza de uno ha provocado que avancemos hacia una Europa alemana. La cesión de soberanía a cambio de “solidaridad” es una calle de una sola dirección. Muchos son los necesitados de solidaridad y uno no va a querer perder el –mucho- peso político ganado últimamente. Esto no quiere decir que no veamos retrasos motivados por decisiones políticas: los intereses políticos no suelen coincidir en el corto plazo con el interés general - ¿para cuándo la solicitud de rescate señor Rajoy???-

El segundo riesgo al que se refirió, fue el de la determinación del BCE de actuar cuando toque con contundencia. En este punto creo que hay que apuntar a que el Banco Central ha sido de los pocos actores que ha estado hasta ahora a la altura de las circunstancias. La reciente aprobación del mecanismo de compra de deuda (OMT) con la fehaciente oposición de un destacado miembro del Consejo del banco, es el mejor ejemplo. Creo además que es más probable que en el momento que entren en el mercado, lo harán con mucha contundencia: para que sean efectivas las armas de destrucción masiva hay que utilizarlas sin miramientos.

Y por último, se refirió a lo que se ha convertido en el debate del siglo: austeridad sí pero con crecimiento. El mismo esbozó la solución: alargar los plazos de los ajustes; mayores estímulos fiscales y políticas monetarias expansivas. Todo apunta a que la realidad se está imponiendo y que ese es el camino que no sin antes haber tratado muchos otros caminos es el que se está adoptando en la zona euro. Es muy buena noticia que se esté hablando abiertamente de la restructuración de la deuda griega de nuevo. Es muy buena noticia que a Irlanda se le vaya a dar un trato diferencial en el rescate de sus bancos. Y será muy buena noticia cuando a España se le alarguen los plazos para cumplir con el objetivo de déficit y se apruebe el rescate en la versión que consideren oportuno.

Comentarios (0)