Cuando es un empresario el que me hace la ya clásica pregunta de cómo van las cosas, respondo con otra pregunta: y a ti, ¿cómo te va? Sé que está feo contestar con una pregunta pero me he dado cuenta que es la mejor forma de demostrar a mi interlocutor que no le estoy contando una milonga. Y cuando logro hacer ver que la recuperación que vive su negocio no es la excepción sino la norma, es mucho más fácil convencerse de que las cosas no están tan mal como pueda parecer.

 

Hemos llegado a un punto un tanto esquizofrénico en el que no nos creemos lo que vemos. Es lógico si tenemos en cuenta de dónde venimos, lo que hemos pasado recientemente y el ruido político que no ceja ni ayuda. Sin embargo, una lectura desapasionada de los datos económicos puede llevar fácilmente a esta conclusión. Sin ir más lejos, la semana pasada leímos en prensa que el crecimiento de la compraventa de viviendas en febrero de este año era superior al 20%. O del fuerte aumento de los pasajero de avión y tren en ese mismo mes. O del incremento de las ventas de BMW en el primer trimestre de este año –un 20%-. Y estos datos son solo una pequeña muestra. Cabe recordar que la macro es la suma de la micro, razón por la que el Banco de España señalaba hace pocos días que 2016 ha arrancado con el mismo ritmo de crecimiento que el final del año anterior.

 

La conversación suele terminar con una inevitable alusión a la Bolsa: “sí, sí pero el Ibex no levanta cabeza”. Ante lo que a mí no me queda más remedio que encogerme de hombros y explicar, con resignación, que el comportamiento de la Bolsa –y del Ibex mucho menos- no constituye reflejo ni anticipo de nada. Si acaso, representa un termómetro del estado de ánimo en un momento concreto. Ahora bien, siempre termino apostillando, quizá para darme algo de importancia, que el mercado siempre vuelve a los fundamentales. Y como guinda, algo sobreactuada –lo reconozco–, señalo que cuando eso pase, cuando volvamos la mirada a los fundamentales, a mí me va a pillar dentro.

 

Artículo publicado en ABC.

 

Más artículos en: www.elquintoendiscordia.com