Respondo encantado en este artículo a la petición de @scribe sobre mi opinión sobre el grado de separación que debe haber entre depositaría y gestora que me ha trasladado aquí.

A raíz del corralito en los fondos de gestionados por Banco Madrid Gestión de Activos y depositados en Banco Madrid y del no bloqueo de otras IICs gestionadas por Banco Madrid Gestión de Activos y depositados en otras entidades de crédito muchos inversores y algunos políticos piden como solución la separación en grupos bancarios distintos de gestora depositario para evitar problemas futuros. 

En mi opinión, esta medida no serviría en absoluto para solucionar el problema. La intervención y liquidación de Banco Madrid ha generado el bloqueo de todos los productos depositados en este banco independientemente de la gestora. En otras palabras, si hubiese fondos gestionados por Fidelity o Bestinver depositados en Banco de Madrid estarían bloqueados

La razón es jurídica, la entidad que tiene los activos y que se va a liquidar es el depositario. La dificultad que provoca el bloqueo y malestar de los inversores se debe a que los activos depositados en Banco de Madrid por cuenta de terceros (fondos y resto de clientes), aunque no estén en el balance del banco, no está claro cómo se deben transferir a otra entidad porque a día de hoy no hay una normativa que lo establezca. Es la primera vez que ocurre este tipo de liquidación. Estoy absolutamente convencido de que a raíz de este caso se va a regular y aclarar cómo se debe proceder en estos casos. Siempre se ha hecho a raíz de escándalos pasados. La nueva normativa debería ofrecer certidumbre y transparencia. Si a los inversores se les dice, durante 15 días no vas a poder reembolsar o suscribir porque está cambiando el depositario no cundiría el pánico. Tendrían la certeza de que en ese plazo volvería la normalidad y de que su inversión no está en riesgo.

El único riesgo financiero, que asumen los fondos depositados en Banco Madrid es la parte que tuviesen en liquidez, que sí está en el balance del banco y pertenece a la masa de acreedores. Para esto sí hay una regulación clara aunque no es muy conocida. Se deben separar los activos pendientes de conocer su valoración si superan más de un 5% del patrimonio del fondo y valorarse por separado hasta la resolución del proceso o venta. En otras palabras si un fondo tuviese un 10% en depósitos de Banco Madrid (o en un activo que deja de cotizar) cada partícipe tendrá una participación en un fondo que funcionaría normalmente por el 90% de su dinero y una participación en otro fondo pendiente de resolución y liquidación por el 10% de su dinero. Esta parte se queda bloqueada hasta la resolución o venta de los activos en mercado secundario.

Por último, dejo a navegantes una opinión personal. La decisión de liquidar Banco Madrid y no rescatarlo y venderlo, como se ha hecho en otras ocasiones, es una decisión política y depende de quién sea el propietario de la entidad y su relación con el gobierno de turno. En otras palabras, hay muchas menos posibilidades de corralitos en entidades cuyo capital sea de empresarios españoles. No lo defiendo ni lo considero justo, pero creo que así es.