Vemos en nuestro selectivo como va retrasado frente a sus compañeros internacionales. Esto se debe a las bajadas de rating de la deuda nacional. Nuestro déficit público no para de crecer, las autonomías y ayuntamientos tienen una deuda tremenda, los bancos un gran activo inmobiliario que quitarse de encima, un crecimiento del PIB negativo  y el desempleo más alto de toda la UE.

Y el Ibex crece porque tiene poca relación con la economía española. Solo se mueve por Telefónica (de las mejores compañias de telecomunicaciones), los gemelos BBVA y SAN ( dos de los bancos más sólidos del mundo), Repsol e Iberdrola. El resto de valores no ponderan nada en el índice y por tanto sus variaciones no influyen casi.  Recordemos que en España la mayoría de empresas son PYMES, que son las que han sufrido la crisis, las que dan empleo y crecimiento al país, y esas no están contempladas en el Ibex.

Por ello se puede pensar en que el índice siga a sus colegas y rompa resistencias para continuar con su tendencia alcista, pese a que nuestro país sigue siendo un pequeño desastre económico.

Feliz Navidad

www.sobrevivirenbolsa.elnuevoparquet.com