El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed decidió ayer mantener sus tipos en su mínimo histórico (0-0.25%). Además no eliminó ninguna de las medidas no convencionales adoptadas. Por tanto seguirá adquiriendo bonos del Tesoro y “títulos respaldados por hipotecas” para continuar dando liquidez a los mercados. De las declaraciones de Bernanke destaco:

  • No “ve” riesgos de inflación todavía en la economía estadounidense.
  • Las condiciones de los mercados financieros parecen haber mejorado en los últimos meses
  • El gasto de los hogares registra signos de estabilización
  • El desempleo y la restricción del crédito siguen poniendo freno a la recuperación.

Esta imagen “positiva” sobre la evolución de la economía de EEUU coincide con el informe publicado por la OCDE sobre previsiones para las economías desarrolladas.

Ayer también conocimos unos buenos datos macro en EEUU.

Los bienes de pedidos duraderos en mayo subían un 1.8% (su tercera subida en cuatro meses) cuando se esperaba que cayeran un 0,9%, lo cual es de valorar. De todas formas, el mercado no se fijó mucho en este dato y terminó sin grandes alegrías.

En la “Zona euro” creo que hay que destacar la fuerte inyección que realizó el BCE en el mercado interbancario: € 442.240 millones, a través de una subasta ilimitada de liquidez a un año (por primera vez) al tipo fijo del 1%, muy por debajo del euribor. A ella acudieron 1.121 bancos. Esto llevó al euribor (12 meses) a marcar un nuevo mínimo histórico: 1.57%.