Vamos a ver un test sencillo. Las expectativas de crecimiento de ‘A’ son de 1.8% para este año, ha visto como su economía ha alcanzado sus niveles pre crisis productivos al igual que su nivel de inflación aumenta ( actualmente 2.2%). ‘B’, por su parte, va camino de una recesión ( tasas negativas de crecimiento -0.5%), continua en niveles de producción un 2% por debajo de niveles de pre crisis y tiene una inflación core de 1.6%. El Banco Central ‘X’ tiene los tipos en el 0.25%,  y se ha comprometido a mantenerlos durante un período de 3 años a la vez que ha indicado que más QE pudiera estar de camino, tras 2 rondas completadas. El Banco Central ‘Y’ tiene los tipos en el 1%, no ha implementado un QE en el sentido propio del término y no ha realizado ningún pre compromiso con en relación a los tipos de interés, ni siquiera a un mes vista. Ahora ajuste la economía con el Banco Central correspondiente.
 
Por supuesto en esta aproximación simplificada y naïve, muchos tenderán a asociar la economía ‘A (US) con el Banco Central ‘Y’(BCE). Pero es una manera de ilustrar qué es lo remarcable de los anuncios de ayer de la Fed ( mayor pre- compromisos, indicios de nuevos QE, mayor extensión de los vencimientos del portfolio de Tesoro), y es que ha tenido lugar en un momento en el que EEUU está en una situación más robusta que la UE y en el que la atención del mundo se centra en los riesgos que la Eurozona suponen para la estabilidad financiera, tanto en Europa como más allá.
 
La réplica es que el BCE se ve limitado por su mandato al no poder  llevar a cabo un QE de la misma manera que los EE.UU. (o el Reino Unido) pero sin embargo  ha sido audaz en su provisión de liquidez al sector bancario, y más recientemente a través de la oferta de repos a 3 año a los bancos. Naturalmente, esto está bien hasta cierto punto, pero hay algo más que el BCE puede hacer. En cuanto a la política monetaria, al reducir los tipos de 1,50% a 1,00%, ha hecho que se hayan reducido los riesgos creados el año pasado. Una mejor respuesta para la recesión actual y los riesgos de los estados soberanos.
 
Esta es la razón por la cual más recortes de tipos de interés son necesarios. La política de reducción de tipos al  0,50% haría que los tipos overnight fueran casi cero, dado el exceso de liquidez actual, y también reduciría los costes para los bancos y los préstamos del BCE a través de esos repos que al final es más importante que los tipos de mercado, dado que el BCE se está convirtiendo rápidamente en prestamista interbancario. Pero las acciones de la Fed también deberían ser un recordatorio de que el BCE tiene que hacerse más y más líder de la UE,  deben explorar otras maneras de permitir que esto suceda porque parece que carece de la capacidad de ponerse al día.