Esta semana se ha presentado el estudio  "Internet 3.0: Impacto del entorno digital y las redes sociales en la cadena de valor de la banca privada", un trabajo realizado por el Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF), en colaboración con Daemon Quest y patrocinado por BBVA Banca Privada.
Se trata de un estudio muy interesante que analiza qué ventajas puede reportar el uso de redes sociales a la estrategia de una entidad de banca privada. Una vez analizado el estudio, se puede concluir con que este tipo de canales pueden ser aprovechados por el sector para fomentar una  relación más estrecha con el cliente, acercarle toda la información de análisis que generan este tipo de entidades y facilitar la  comunicación de nuevos productos y servicios.
Todo ello es impensable sin una  fuerte inversión tecnológica que permita aplicar de manera coherente y responsable este tipo de estrategias de implantación.
Los clientes de banca privada siguen solicitando confidencialidad pero este rasgo no tiene por qué verse alterado por la presencia de la entidad en redes sociales. Es más, el hecho de no estar supone un peligro para el propio banco, que ve cómo su reputación online puede menoscabarse.
En definitiva, estamos ante un estudio que esperamos marque un precedente en la manera de comunicar de las redes sociales.