Un encuentro con David Hoffman, managing director y Co-Head de Renta Fija Global de Brandywine  –filial de renta fija de Legg Mason-, dio de sí tanto como para corroborar los pensamientos generalizados que recorren las mentes de muchos de nosotros para el último trimestre del año.

Y, es que, eso que dicen de que la experiencia es la madre de la ciencia, es, hoy más que nunca, verdad. La coyuntura económica en la que nos encontramos obliga a que ante medidas “urgentes”, se tomen posiciones –más que urgentes- cautelosas.

El hito del momento es, sin duda, la Fed, Bernanke y su decisión de mantener las medidas de estímulos intactas. Más allá de la Fed, las previsiones han hablado durante meses de un recorte significativo de los estímulos. Eso sí, faltaba por hablar la Fed. Y la Fed ha dicho no; no a las expectativas del mercado y sí al endeudamiento.

Un no ante el que David Hoffman, como corresponsable de Renta Fija Global de Brandywine, la filial de renta fija de Legg Mason, mostró deliberadamente su sorpresa: “Ha sido una gran sorpresa para nosotros teniendo en cuenta los mensajes de los últimos meses y creo que ha sido un error que Bernanke haya perdido la oportunidad de empezar a reducir los estímulos. Me preocupa la forma en que la Fed saldrá de esa situación”.

En pocas palabras, una oportunidad perdida cuando “los mercados ya estaban preparados para asumirla”, que redundará en un periodo más extenso de tipos bajos.

Un juicio que Hoffman relaja, al afirmar, sin embargo, que es un hecho innegable el que “la economía estadounidense hoy tiene mayor fortaleza que antes, creciendo a mayor ritmo que Europa o Japón”.

Un punto conflictivo fue el nombrar a Europa. Sin duda. Pues, sin necesidad de facilitar un listado, una de las economías a las que mandó un toque de atención fue a la española: “ Si tú gastas más dinero del que tienes, ¿qué puedes hacer ahora?” Desde luego, él se desmarcó de una posición optimista al admitir que “no tiene un plan para España”. Eso sí, en consonancia con lo dicho, no mostró duda alguna al afirmar que Europa, y en especial los países periféricos con problemas económicos, necesitan fuertes medidas económicas que las hagan crecer.

Una visión, como veis, de sorpresa “relajada” para Estados Unidos y de resignación “peligrosa” para Europa. Dos visiones de la economía financiera mundial de la que me gustaría saber vuestra opinión.

Ante ello, preguntas:

1.     1. Pues, si atendemos a las últimas declaraciones de Draghi con respecto a inyectar liquidez en los mercados de la Eurozona, en lugar de Bernanke y QEs, estaríamos hablando de Draghi y LTROs. Esto es, si al final se produce esta disposición por mantener, al fin y al cabo, controlados los tipos de interés con tope máximo del 0,5%, ¿la consideración de Europa mejoraría?

2.     2. En el caso de España, si atendemos a las últimas declaraciones de las entidades financieras Morgan Stanley –EEUU- y HSBC –Reino Unido-, la lectura que se deriva de los informes redactados sobre España es otra totalmente distinta: “Lo peor, para España, ya ha pasado”.

¿Qué pensáis vosotros?