María Tejero Salcedo

(mariatejero)

Enredadora social y financiera

Madrid. Madrid.

Carmignac apuesta por China, India y Brasil


Escrito 28 Sep

El viernes pasado leí esta entrevista a Eric Le Coz, miembro del comité de inversión de Carmignac Gestión, en El Economista:

Carmignac Gestion se ha convertido en una de las sociedades independientes de gestión de fondos de inversión más conocidas en España, donde introdujo sus productos en 2005 y abrió oficina en 2008. Eric Le Coz, miembro del comité de inversión de la gestora francesa, explica las claves de su éxito y sus recomendaciones para los próximos meses.

¿A qué atribuye la buena acogida que tuvo Carmignac en España?

Nuestra idea al instalarnos aquí era instaurar una relación confianza con los clientes, ser más cercanos y darles la máxima información y la máxima transparencia. A eso se suman las rentabilidades, que son buenas, y que tratamos de darles el mejor servicio posible. Eso hace que en España estemos teniendo bastante éxito. La especificidad del mercado español es que es un mercado muy bancarizado. Lo más importante para nosotros es intentar trabajar con todos los bancos, que tengan arquitectura abierta. Hay algunos bancos que son más permeables que otros. No podemos obligar a nadie a trabajar con nosotros, pero intentamos darles el mejor servicio y ofrecerles buenos productos.

Hace un año, Carmignac sufrió una crisis de confianza por el anuncio de BBVA y Banif de dejar de vender sus fondos de inversión. ¿Cómo superaron aquello?

El éxito provoca también envidia, y es lo que pasó. En el caso de BBVA había preocupaciones muy legítimas, como el crecimiento de nuestros activos o el peso de algunos fondos de inversión, pero por otro lado tenían unas preguntas que no eran muy pertinentes, sobre el auditor, por ejemplo, que ni siquiera nos habían preguntado directamente. Y teníamos las respuestas. Eso fue lo que provocó esta especie de temor en el mercado. El grupo Santander, con Banif, fue a París, hizo la due diligence y hemos vuelto a trabajar con ellos.

Sus fondos de inversión Camignac Patrimoine y Carmignac Securité están entre los más recomendados en España. ¿Cuál es la clave?

Son fondos de inversión defensivos. El objetivo del cliente que invierte en estos fondos de inversión es preservar el capital. Eso funciona muy bien aquí. También se han dado cuenta de que son fondos de inversión sólidos que en la situación de crisis han aguantado muy bien y en momentos alcistas ha cogido muy bien la subida, son muy flexibles.

Sin embargo, Carmignac Patrimoine tuvo un bache este verano?

A veces no salen tan bien las cosas. No hacemos milagros. En julio no teníamos valores bancarios y la banca europea subió mucho, y estábamos infraponderados en euros y el euro subió. Eso nos penalizó. Fuimos demasiado prudentes, sin bancos y sin euros.

¿Confía en los síntomas de recuperación económica que van surgiendo?

Estamos viviendo en un mundo a tres velocidades. Europa está en un proceso de rigor económico y va tener un crecimiento bastante débil, un 1 o 1,5 por ciento. Además, es una Europa cada vez más heterogénea, con países como Alemania que va bien y se financia bien, y otros como Grecia, con mucho déficit, tasa de crecimiento baja y muchísimo paro. O España. Eso provoca que el Banco Central Europeo tenga menos margen de maniobra. La segunda velocidad es Estados Unidos, que para nosotros no va a recaer en recesión. El crecimiento se ha ralentizado, pero no volverá a caer. La capacidad de rebote en Estados Unidos es mucho mayor que la de Europa, justamente porque es un país homogéneo y su economía es mucho más sólida. Y la tercera velocidad son los países emergentes, sobre todo las tres locomotoras, que son China, Brasil e India. En estos países creemos que todo lo que es restricción monetaria se ha acabado y la inflación no es algo problemático. La demanda interna sigue siendo muy fuerte. En resumen, el mundo está un poco ralentizado, pero los países emergentes actúan de locomotoras del crecimiento mundial.

Entonces, ¿la apuesta de Carmignac sigue siendo China?

China, India, Brasil y un poco de Indonesia. En fondos de inversión de renta variable global, como Carmignac Investissement, o en la parte de renta variable de otras carteras dedicamos más o menos una tercera parte a renta variable emergente. Como son países con mucho crecimiento y una fuerte demanda interna de materias primas, en nuestras carteras tenemos una cuarta parte dedicada a materias primas, excluyendo el oro, que es otro 15 por ciento.

Si eso es un tercio de la renta variable, ¿cómo se reparte el resto?

25 por ciento en materias primas, 15 por ciento en oro, un 10 por ciento en valores europeos muy cíclicos, defensivos, otro 10 por ciento en valores de rebote de Estados Unidos, y el resto en valores de innovación, energía alternativa y tecnología.

En 2009, Carmignac apostaba por el oro. ¿Sigue siendo tan buena inversión?

El oro es un valor refugio. La idea es que si todo va mal, el oro es el valor adonde ir. Por ejemplo, si la FED empieza de nuevo a tomar medidas cuantitativas (expansivas), el dólar puede sufrir y sería un valor refugio. Además, tener oro en la cartera ahora no es costoso porque los tipos de interés son muy bajos.

¿Cuándo va a ser momento a invertir en renta variable europea?

En todos los mercados, no sólo en Europa, hay falta de apetito por el riesgo. Pensamos que septiembre y octubre es un buen momento para reforzar la cartera con renta variable, porque los tipos de interés están muy bajos, las empresas van bien, tienen resultados buenos y, sin embargo, la gente no tiene suficiente renta variable en sus carteras. La gente tiene miedo. Nosotros hemos aumentado nuestra exposición a renta variable. Ahora mismo Carmignac Investissement está al 100 por cien, y Carmignac Patrimoine, al 31 por ciento, con valores con fuerte coeficiente beta, como emergentes y materias primas.


Comentarios