Nos hemos levantado hoy con esta desesperanzadora noticia: tan sólo el 22,98% de los más de cuatro millones de parados registrados tiene "altas" posibilidades de entrar en el mercado laboral.
Las peores expectativas son para las personas mayores de 45 años, especialmente duras para las mujeres. En cambio, los jóvenes menores de 25 años son los que tienen mejores un frente más positivo.