La banca sigue protagonizando la semana. La constitución de un Banco Público con las cajas de ahorros controladas por el FROB (Bankia, Catalunya Caixa y Novagalicia) está ahora en boca de todos los medios económicos.
 
Es llamativo que después de tantas conjeturas sobre cuál sería el nuevo mapa de entidades o quiénes serían los grupos más grandes, el Banco Público se convertiría en la entidad más grande del país, superando a Santander y BBVA. Lo cuál de cara al exterior no deb dar muy buena imagen: nuestro mayor grupo compuesto por entidades intervenidas.
 
Además de la oposición de Galicia y Cataluña, la propuesta ha sido mal acogida por los bancos privados, que opinan que un grupo sostenido con fondos de los contribuyentes sería una fuente de competencia desleal. Si bien es cierto que sería una medida temporal, la idea del gobierno es desprenderse de sus activos para recuperar el dinero público destinado cuando las condiciones económicas mejoren.
 
¿Hay más alternativas? Por lo que tengo entendido no muchas, tan sólo subastas que podrían quedar desiertas. La banca privada, en cambio, propone su liquidación a través de una venta rápida después de un saneamiento con recursos públicos.
 
Me gustaría saber vuestra opinión:
  • ¿La creación del Banco Público sería una práctica de competencia desleal?
  • ¿Qué sería mejor para el Estado crear el Banco Público o sanear con fondos públicos y liquidar?
  • ¿Por qué las comunidades están en contra?
  • ¿Existe alguna otra alternativa más beneficiosa para la sostenibilidad de la economía española?
Aprovecho el artículo para comentaros que está suspendida la cotización de Bankia ante la reunión de su consejo, y que Bankia pedirá previsiblemente hoy al Estado una ayuda superior a 15.000 millones de euros para cumplir con el plan de viabilidad diseñado por el nuevo equipo gestor.