Ya que no podemos con el euromarco, con la europeseta se recuperaría la soberanía de política económica y se ajustaría la realidad monetaria y financiera a la economía real, esto dice entre otras cosas el catedrático se sociología de Barcelona , el prestigioso Manuel Castells.
Cierto que el desbarajuste financiero que ocasionará el advenimiento de la europeseta causará problemas de transición en la economía y en nuestros bolsillos, en condiciones que dependen de cómo se produzca la transición, pero se recuperaría la soberanía de la política económica, se ajustaría la realidad monetaría y financiera de la economía real, se incrementaría la competitividad, ganando mercados externos e internos, habría una explosión de turismo que sería a precios de ganga. Se podría reactivar la economía emitiendo moneda. Y por tanto se incrementaría el empleo. Porque lo esencial es crecer, no flagelarse. Claro: habría inflación. Pero es la mejor receta para reducir deuda, incluida la de su hipoteca.
¿Y el sueño europeo? pues hagámoslo con la gente, amándonos los unos a los otros, en lugar de ver quién paga la cuenta. Cuando piense euro, piense estafa. Cuando piense Europa, piense amigas.