En la reunión de accionistas de Berkshire que tuvo lugar el 30 de abril, Warren Buffett advirtió que las ganancias del sector bancario en Estados Unidos serán "considerablemente menores" en el futuro porque la industria está reduciendo su apalancamiento. Esta previsión se podría extender a los bancos europeos, especialmente a los españoles.

Para contrarrestar la fuerte inyección de liquidez de los bancos centrales, se deberían aumentar progresivamente los requisitos de capital de los bancos, tal como está haciendo China. De esta forma se evitaría que los bancos volviesen a prestar demasiado en un futuro próximo, lo que dispararía la inflación y generaría una nueva crisis financiera.