Quien lo afirma es la gestora de fondos de inversión en valor MIR Investment Management, originaria de Australia y especializada en renta variable de la zona Asia Pacífico. Según cuentan en Funds People, Skandia les ha concedido un mandato para gestionar su fondo Greater China Equity.

Cuando leí el titular, pensé en SIA y en Bestinver. Es solo una impresión personal, pero creo que en 2007 ambos fondos habían asumido demasiado riesgo, no tanto por ganar más dinero, sino por demostrar que eran los mejores. A los errores técnicos que reconoció SIA en su carta trimestral y a los que enumeró Alvaro Guzman en la conferencia de Bestinver, tal vez habría que añadir uno más humano: la soberbia.

Os dejo unas pinceladas de la operativa de inversión de MIR:

  • Nuestro objetivo es identificar aquellas compañías asiáticas con visos de convertirse en los próximos tres-cinco años en empresas líderes de su sector.
  • No se trata de hacer una selección por países o sectores, ni de encontrar todos los ganadores de la región, sino de localizar un buen puñado de compañías con potencial para convertirse en los próximos años en líderes del mercado.
  • No competimos por pretender ser el fondo más rentable que invierte en la zona, ya que hacerlo nos obligaría a correr unos riesgos muy elevados que no estamos dispuestos a asumir. Es una cuestión de realizar una selección   combinando el valor con el momentum.
  • Cuando nuestra convicción es muy fuerte, irrumpimos rápidamente en el valor, al que concedemos entre el 2% y 3% de la cartera, desechando la opción de ir elevando paulatinamente su peso en función de cual sea su comportamiento bursátil.
  • Revisamos la cartera cada mes: algunas empresas se van incorporando al fondo cuando realmente suponen una atractiva oportunidad de inversión, mientras que otras van saliendo en la medida en la que éstas no alcanzan las expectativas o van cumpliendo los objetivos de rentabilidad que nos habíamos fijado y, por lo tanto, se ponen caras.
Estos gestores piensan que últimamente ha habido demasiada negatividad sobre China. Creen que no asistiremos a un aterrizaje brusco de la que, a día de hoy, es la segunda economía del mundo, aún a pesar de que existen riesgos en términos de crecimiento e inflación. Políticamente el país es muy estable, la inflación permanecerá bajo control y su sistema financiero no se colapsará.