Atacando el importante paso de la directriz bajista que proviene de los máximos de 2008 en cotas de 1,60. Los indicadores comienzan a romper sugiriendo la futura ruptura del precio, el cual está perfectamente guiado por la directriz alcista desde junio 2001 y que tantas veces viene respetando.