Fenix Trader
(quimaya)

Trader independiente

Santander. Cantabria.

De Estrellas a Estrellados


Escrito 29 Oct 14

Hace menos de un año, exactamente el 19 de noviembre de 2013, salían a la palestra las dos nuevas empresas modelo del mercado español. Ambas copaban los titulares en los portales económicos: Carbures y Gowex.

Acababan de vencer en dos categorías distintas dentro de los premios " European Small and Mid Cap Awards", promovidos por la Comisión Europea.

La primera dentro de la categoría " Most international minded newscomer", mientras que la empresa de Wifi gratis lo hacía como " Best new listed company".

Técnicamente eran valores muy alcistas, con sucesión de mínimos y máximos crecientes y la media de 200 sesiones apuntando en una dirección: las subidas.

Sin embargo, había tres hechos preocupantes.

El primero era la necesidad de una corrección, un descanso en la subida. Carbures se había revalorizado en 2013 un 559%, mientras que Gowex un 515%. Todavía no he encontrado un gráfico que haya subido durante años sostenidamente sin correcciones de por medio que saneen el valor.

Utilizo el término " sanear " para referirme a cómo las manos fuertes entran al mercado en las correcciones. Normalmente la negatividad se apodera del ambiente, especialmente en los medios de comunicación, cuando se suceden varios días de recortes en el precio. El inversor mediano percibe miedo y su mente le pide deshacerse de las posiciones, que son compradas por el dinero inteligente.

La subida continúa, el temeroso ha malvendido y el poderoso ha comprado a buen precio. Así ha sido siempre y así seguirá funcionando la bolsa.

El único caso de subida sin corrección son las famosas "Vueltas en V", siempre precedidas de una caída vertical. Es una de las situaciones de trading más difíciles de aprovechar.

El segundo factor, la excesiva euforia existente en torno a estos valores. Recuerdo perfectamente cómo muchos inversores publicaban en redes sociales el porcentaje de su cartera que estaba destinado a dichas compañías, así como personas muy cercanas eufóricas por las fuertes plusvalías que les estaban generando. Normalmente cuando me hablan de una acción en estos términos frunzo el ceño.

Tercero, la baja liquidez de estos títulos. Hay muchos inversores que desconocen que un Stop Loss no tiene por qué ser ejecutado al precio fijado. Como en toda transacción comercial, para que una venta se efectúe tiene que haber un comprador.

Las caídas siempre van acompañadas de mayor volatilidad en el mercado, siendo las small caps quienes lo notan exponencialmente frente a las grandes compañías. No siempre hay alguien dispuesto a comprar al nivel establecido, lo más probable es que la operación se realice a un precio inferior. Ley de oferta y demanda.

Dicho esto: me detendré en analizar los gráficos.

Si bien la tendencia alcista de Carbures Europe es impecable, hay una fecha que marca el punto de inflexión: el 7 de julio.

Al romper los mínimos de mayo deja de ser alcista. En ese momento confirma la sucesión de máximos y mínimos decrecientes, la más pura definición de tendencia bajista. Además, el precio se sitúa por debajo de la media de 200 sesiones. El gráfico dice que ya no hay que estar en el mercado.

Al parecer no soy el único que se da cuenta de este hecho, pues fue la jornada que más volumen de intercambio de acciones ha tenido Carbures desde su debut bursátil en abril de 2012, lo pueden ver en el indicador debajo del gráfico.

Carbures Europe no cotiza en bolsa desde el 9 de octubre.

El gráfico de Gowex es similar. Al perder mínimos de mayo se vuelve bajista y llega el desplome, activando y cumpliendo en la misma jornada un objetivo bajista del 43% tras retroceso al segundo nivel Fibo.

Gowex no cotiza en bolsa desde el 4 de julio.

Una reflexión interesante es ver cómo, quien entró al calor de la noticia el 19 de noviembre y se hubiera salido por análisis técnico, hubiera cerrado ambas operaciones con jugosos beneficios, +132% en Carbures y +27% en Gowex.

Otra conclusión más triste es darse cuenta de cómo todos aquellos inversores sumidos en la avaricia y la esperanza de recuperar el dinero que algún día creyeron poseer, a día de hoy tengan unas acciones que no pueden vender y quizás nunca puedan hacerlo.

El mercado nunca perdona. Preparémonos para afrontarlo si no queremos convertirnos en un cadáver más al paso de esta implacable máquina de destrozar cuentas llamada psicología humana.

 

 

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nadie ha comentado aún. ¡Sé tú el primero!