El gigante tecnológico ofrecerá una t arjeta de débito prepagada para permitir a los consumidores comprar en tiendas y retirar dinero efectivo en cajeros automáticos, según informó el miércoles la compañía. Esta tarjeta solamente está disponible en Estados Unidos. Esta permite acceder a los consumidores a fondos guardados en cuentas Google Wallet, aplicación que permite a los consumidores transferir dinero y comprar bienes. Esta aplicación es para teléfonos inteligentes y servicios de pago en línea.

Esta tarjeta será aceptada en "millones de tiendas" que reciben MasterCard y en cajeros automáticos, según manifestó Google en una publicación en su blog oficial. La tarjeta será gratis y no se cobrará a los dueños ninguna tarifa anual ni mensual, según informaron.

Una portavoz de la compañía confirmó que los datos sobre las transacciones realizadas se agregarían a los perfiles internos que Google mantiene de los usuarios de sus servicios (los que se pueden utilizar para publicidad dirigida).

Este anuncio respaldaría los esfuerzos de Google por jugar un papel más destacado en el comercio y brindarle información valiosa sobre sus clientes y sus hábitos de consumo, aunque aparentemente es menos ambiciosa que la tarjeta de crédito que en alguna ocasión dijo que estaba en desarrollo.

Todo esto, a su vez, puede resultar que la banca perciba una seria amenaza en su negocio. Según Rodrigo García de la Cruz, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), “Hay empresas cuyo reconocimiento de marca es tal, que no tienen clientes, tienen fans”. En este caso, nos referimos a que empresas como Google o Apple despiertan una simpatía en el consumidor que no presentan los bancos. De hecho, el 60 % de los usuarios de estas empresas y el 80 % de los de PayPal estarían dispuestos a utilizar sus servicios financieros, en caso de prestarlos, según una encuesta publicada por Gallagher. Según García de la Cruz, “La gestión de los riesgos de crédito es algo muy importante, pero no se puede de dejar de mirar a los nuevos competidores. Al directivo de banca no le queda más remedio que ponerse las pilas en nuevas tecnologías”.

Este puede ser un producto más que ayude a Google (GOOG) a hacer aún más rentable su negocio y viendo que en los mercados sube de forma consistente, lo consideramos como un buen valor tener en cartera, colocando un stop loss en 863,64 dólares, en base a su nivel de volatilidad.