Nike está de enhorabuena, ya que ha publicado unos resultados que han batido las previsiones de Wall Street. Entre sus resultados, se puede destacar:

- Beneficio por acción de 0,86 dólares en el primer trimestre fiscal, mientras que en el mismo periodo del año pasado fue de 0,64 dólares. El resultado previsto era de 0,78 dólares, por lo que el resultado ha sido más de un 10 % mejor que la previsión.

- Ingresos de 6.970 millones de dólares en dicho periodo, frente a los 6.470 millones del año pasado.

En el siguiente cuadro se aprecia que tanto el Ebitda como las ventas crecen cada año, con previsiones de que dicho crecimiento continúe.

Año

Ebitda (Miles)

Incremento

Ventas tot. (Miles)

Incremento

Ebitda

Ventas

2014 (est)

4.573,54

12,07%

29.790,00

8,00%

2013 (est)

4.080,90

10,47%

27.584,40

8,97%

2012

3.694,00

6,97%

25.313,00

4,91%

2011

3.453,30

8,91%

24.128,00

15,66%

 

Los ingresos de Nike crecieron en todas las regiones excepto en China, donde cayeron un 3 %. Sin embargo, la compañía espera que crezcan en el próximo trimestre. Según manifestó Mark Parker, CEO de la empresa, ”La carrera en China es un maratón, no un sprint, y estamos listos para el largo plazo”.

Tal como manifiesta Trevor Edwards, presidente de la compañía, uno de sus objetivos estratégicos es el próximo campeonato del mundo de fútbol que se celebrará en Brasil, gracias a ser una empresa líder en este deporte, patrocinando a algunas estrellas del fútbol mundial como Cristiano Ronaldo o Neymar.

 

En lo referente a su trayectoria bursátil, puede decirse que Nike just do it, ya que va como un auténtico vendaval,  habiendo llegado a alcanzar los 75 dólares en su cotización. Es un valor en el que es recomendable estar dentro, colocando un stop loss en 58,64 dólares, teniendo en cuenta su volatilidad, así como sus últimos puntos de soporte.