Alemania defiende, junto con el presidente del BCE (Jean-Claude Trichet), el endurecimiento de las medidas e incluso las sanciones a la falta de disciplina presupuestaria.
.
Francia por otro lado, se opone a ellas. No cree que unos especialistas no elegidos por el pueblo, deban de tener potestad para sancionar a los Estados miembros que incumplan.
.
Por un lado, entiendo que sancionar a quienes no han podido se austeros puede parecer una mala receta, pero ¿Realmente no lo han podido hacer mejor? Aquí tenemos el caso de España y la total carencia de austeridad y el gasto más desaforado en cosas, muchas de ellas totalmente prescindibles.
Por otro lado, tampoco los asesores y trabajadores puestos a dedo de nuestros gobiernos, tanto central como autonómicos, de uno y otro color, tampoco han sido elegidos por el pueblo.
El debate está servido, aunque yo tengo muy claro que en esto estoy con Alemania, aunque me pese