El dinero no es algo estático que tenga un valor constante y que sea propiedad de uno mismo como un objeto material . El dinero existe y tiene un valor porque nosotros hemos decidido que así sea, y siempre puede fluir a favor o en contra de uno mismo en función de las decisiones que tomemos.

 ¿Quién puede y quién debe irvertir?

 Todo el mundo. En muchas ocasiones nos encontraremos con la idea de que solo las personas que tengan liquidez pueden hacer inversiones sin darnos cuenta de la cantidad de inversiones que hacemos cada día. Cada vez que compramos un paquete de pipas estamos invirtiendo  una parte de nuestro capital en esa decisión que hemos sopesado previamente si el valor de las pipas nos interesa con respecto al beneficio que vamos a obtener.

 Es cuestión de querer actuar más que de poder actuar. Todo el que tenga dificultades para llegar a fin de mes debe invertir con mucho mayor interés que cualquier otra persona simplemente porque le interesa que aumente la liquidez del mercado para que los precios puedan ser más asequibles.

 Tenemos la idea de trabajar para pagar facturas, y mil cosas necesarias y no tan necesarias, cuando lo primero que debemos pagar es a nosotros mismos. En cuanto recibamos el dinero mensual nos pagamos un mínimo de un 10% de los ingresos y por muy limitada que sea tu situación financiera seguirás teniendo los mismos problemas de pagos, gestión, etc, pero con ahorros.

 Estos ahorros deben empezar a trabajar para nosotros mismos. Si los tomamos como una posesión que no debemos perder por nada del mundo ya estamos empezando a perder dinero. Es necesario aumentar estos ahorros a un ritmo mínimo del aumento de la inflacción para no perder dinero.

 Las emociones no deben obstaculizar la cartera.

 Dependiendo del nivel de ahorros que tengamos y de la adversión al riesgo individual analizamos desde cuentas de ahorro bancarios, pasando por fondos de inversión, bolsa, CFD's, futuros...

 Una buena estrategia es invertir de una forma coherente pero diversificada. Si un sector falla tendremos un respaldo de otros sectores (obviamente que no dependan unos sectores de otros).

 En finanzas siempre que se pierde capital se gana conocimiento. Es importante invertir en conocimiento financiero, y si entendemos el dinero como un juego y como inversión en conocimiento el miedo desaparece porque pase lo que pase solo podemos ganar diversión y conocimiento. Y sin darnos cuenta se convierte en un estilo de vida en el que aplicamos las decisiones y el control emocional a nuestra vida diaria enriqueciéndola cada día.

 Es un mundo en constante cambio. Lo que te sirve a ti puede ser mi ruína. El único aliado es una actitud crítica y cautelosa en cada transacción, sin entender cautela por parálisis de análisis.