Todos hemos dicho en más de una ocasión durante los últimos tiempos y hasta hace menos de un año que no sabíamos de donde saca la gente el dinero "si yo que tengo un suelo medio y no me dá para todo". Sin embargo, los restaurantes estaban siempre llenos y reservar en los buenos era poco menos que imposible. Las carreteras :-), con esos atascos mañaneros de hora y media en casi todas las de entrada a las grandes ciudades y de los puentes, vacaciones de verano y S.S. mejor ni hablar. Los coches? ofertas??, si si, de seis meses a un año de espera para los modelos más de moda y que solían concidir con la gama media-alta. Pero lo más llamativo, eran los precios de las viviendas que costaban el sueldo de un trabajador de clase media (30.000€) durante casi veinte años, eso sin tener en cuenta los intereses de la hipoteca y suponiendo que no tiene impuestos en su nómina. Si a esto, le añadimos las subprime, las burbujas inmobiliarias en medio mundo, la globalización de inversiones contaminadas, las estafas piramidales, los precios del petróleo y las materias primas cuando esto empezó, la pregunta no es si esto tenía que pasar, sino ¿hasta cuando?