tito24

ESPAÑA.

Una lenta agonía en una coyuntura adversa, váyase señor Zapaero


Escrito 24 May

La economía estadounidense no consigue reactivarse, su consumo interno está muy debilitado, los ciudadanos americanos están todavía más preocupados por pagar su deuda que por realizar iniciativas de consumo. El crudo se mantiene por encima de los 100 dólares barril y el oro vuelve a conquista la zona de los 1.500 dólares. 

En junio termina la facilidad cuantitativa II de 600.000 millones de dólares, se vienen gastando unos 75.000 millones de dólares mensuales en emisión de moneda para la compra de bonos, objetivos: reducir los tipos a largo plazo que son la referencia hipotecaría y evitar así una incipiente deflación inicial disminuyendo la carga de intereses y aumentando la renta disponible, es decir, el consumo. La facilidad cuantitativa debilita al dólar y mejora la competitividad y las exportaciones.

El efecto de la QEII en las mmpp que cotizan en dólares es inverso a la depreciación del dólar, EEUU exporta inflación.

Las repercusiones de la QEII en la economía americana ha sido limitada, sigue habiendo mucho dinero cautivo, es una situación de trampa de liquidez. La oferta de dinero no impulsa el consumo ni la inversión.

Los EEUU no tomarán medidas de política monetaria hasta que la inflación subyacente de señales mejora del consumo domestico. El gap que aparece entre la política monetaria americana y la europea que ya ha comenzado a elevar tipos de interes, sostiene las mmpp en precios elevados.

Se necesita de una recuperación de los EEUU para que la economía mundial recupere cierto dinamismo, el encarecimiento del dólar facilitaría mucho las cosas a Europa vía sector exterior y a España también.

Japón encuentra problemas de estancamiento económico por culpa de los desastres naturales, el crecimiento a corto plazo será menor que el esperado a principios del año.

Existen riesgos claros que dificultan una recuperación mundial estable y equilibrada.

España necesita un equipo de gobierno fuerte que pueda implantar las medidas necesarias de austeridad y credibilidad que limiten el impacto negativo del coste de la deuda en la economía española. No estoy seguro de que lleguemos a tiempo para convencer a los mercados de acreedores y a Europa de que se ha producido un cambio, el tiempo juega en nuestra contra, la intervención de la economía española es una posibilidad probable sino se toman medidas en serio.

Por España, váyase señor Zapatero.


Comentarios