Al final, deporte de riesgo con ITX, pero no he salido malparado.

Si la mayoría de las casas de valores decían que los resultados iban a ser buenos, siempre habría quien se montara en una subida realimentada.

Así fue, un 6% y a correr.