El gobierno aprobó ayer en el Consejo Extraordinario de Ministros el Plan PIVE ( Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente), la nueva ayuda de 2000 euros por la compra de un coche verde.

Esta ayuda sustituye a la antigua ayuda de Plan 2000E o el Plan Renove, cuyo objetivo es la renovación del parque automovilístico, previendo la sustitución de 75.000 vehículos, turismos y comerciales ligeros y favorecer la compra de vehículos con menores consumos de combustible.

La ayuda del Plan PIVE es de 2.000 euros por la compra de un vehículo verde, en la que el gobierno aporta 1.000 euros y la marca otros 1.000 euros.