Los metales preciosos, cuyo mayor exponente son el oro y la plata, han sido objeto de muchos comentarios y análisis en los últimos tiempos, debido, en gran parte a la gran revalorización que llevan acumulada.

En lo que se refiere a la plata, esta inicio una importante corrección a finales de abril, con un máximo, el 25 de abril, en 49.76$. Actualmente la plata está consolidando el anterior movimiento bajista mediante una formación triangular, por lo que tanto podría romper al alza como a la baja. Sin embargo, creo que hay motivos racionalmente suficientes para pensar que terminara rompiendo a la baja.

En primer lugar, hay que considerar el factor estacional, y es que los meses de verano suelen ser bajistas para la plata y el oro.

En segundo lugar, hay que considerar la posibilidad que, aunque hayan pasado muchos años, se haya producido un doble techo. Para eso hay que retroceder a 1980, cuando los hermanos Hunt consiguieron hacer subir el precio de la plata des de 11$ la onza en septiembre de 1979, hasta cerca de los 50 $ en enero de 1980, a partir de ese máximo la plata volvió a caer por debajo de 11$.

Los hermanos Hunt comenzaron a acumular plata en 1973, a un precio que no superaba los 2 $ la onza, y gracias al apalancamiento utilizado en las posiciones que tenían abiertas, se llego a estimar que poseían cerca de una tercera parte de los recursos mundiales de plata.

La aventura de los hermanos Hunt terminó cuando los reguladores del mercado de futuros (COMEX y CFTC) incrementaron los requerimientos de margen para mantener posiciones compradas, pero no para mantener posiciones vendidas. Por su parte, la Reserva Federal incrementó los tipos de interés y se prohibió que la banca prestara dinero a los inversores especulativos. Con estas medidas, el precio de la plata se desplomo en los sucesivos días, pasando a la historia el día 27 de marzo de 1979, conocido como el jueves de la plata, con un caída del 50% (abrió en 15.80 $ y cayó hasta 10.80 $ la onza).

Cierto es que ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero también es cierto que muchos operadores importantes tienen bien presente el máximo de 1980, por lo que considero el doble techo como una posibilidad real. Además, se da la circunstancia que, al igual como sucedió en 1980, durante las semanas previas a los máximos de abril de 2011, COMEX y CME, llegaron a incrementar los requerimientos de margen hasta 5 veces, y hay que recordar que la subida de los requerimientos de margen fue una de las razones que llevo al desplome de la plata en 1980.

En consecuencia, considero que lo más probable es que el triangulo que está dibujando la plata sea un triangulo de continuación de la tendencia bajista iniciada a finales de abril y principios de mayo, por lo que cuando el precio rompa el triangulo por su parte inferior, y cierre fuera de él, hay que entrar cortos con objetivos en 31.21, y 26.13, pero con objetivo principal la zona comprendida entre 22 y 19.50 $ la onza, donde en caso de llegar es muy probable un fuerte rebote.

En síntesis, en base a este análisis, la estrategia a seguir seria la apertura de posiciones cortas cuando se produzca un cierre diario fuera del triángulo, si bien, los inversores con menor aversión al riesgo, podrían empezar a abrir posiciones cortas entre 36.30 y 37, con stop en 38.40 y cuando el precio rompa el triangulo, añadir más posiciones con los objetivos antes mencionados.

 

Por Jordi Güell

Ganador Nacional de la XTB Trading Cup 2011