¿Qué haces un sábado por la mañana? La mayoría de nosotros hace cosas distintas, que si trabajar, estudiar, hacer deporte o llevar a los niños a la piscina, pero creo que no me equivoco si digo que tenemos el siguiente mínimo común denominador: Desayunar relajadamente y leer a Daniel Lacalle.

Pues bien, este sábado habló del Shale Gas en España, artículo en que comparto plenamente que nos debemos poner las pilas en buscar un modelo de crecimiento al margen del modelo productivo basado en el vicio a través de los casinos (esto último lo he puesto yo y no Daniel).

Este post quiere ser mi humilde aportación a su artículo explicando brevemente qué es esto del Shale Gas (la mayoría ya lo sabréis), dónde lo encuentro en España y cómo puedo invertir.  Sin entrar en comentar temas medioambientales, sino puramente financieros.

 

1. SHALE GAS

En castellano llamado gas pizarra o gas de esquisto. Tanto el esquisto como la pizarra son sedimentos de las más comunes en el mundo. Por tanto, “shale” hace referencia a la roca donde se encuentra el gas.

Ahora quiero que os imaginéis un queso 

No sé si será este, pero el shale gas es igual que un queso con un montón de agujeros donde en cada agujero hay una bolsa de gas. En el mundo estos “quesos” o shale gas son bien conocidos desde el siglo pasado, aunque en estos últimos 20 años se ha invertido mucho en buscar la forma de extraerlo dando con un método económicamente viable. Este método es la suma de dos técnicas:

  • Fractura hidráulica: permite romper la roca y hacerla permeable cuando en condiciones normales no lo es. Aquí se utiliza agua más productos químicos.
  • Agujeros horizontales: permitir hacer un único agujero vertical hasta llegar donde están las bolsas de gas y a partir de allí hacer un agujero horizontal para poder ir extrayendo. Esta es la gran revolución ya que permite tener una inversión inicial mucho menor. En el gráfico siguiente puede verse la diferencia entre hacer únicamente agujeros verticales o hacer horizontales. 

2. ¿DE CUÁNTO HABLAMOS?

Pues estamos hablando de inversiones de miles de millones de euros, en Estado Unidos se ha invertido más de 90.000 millones de dólares ( aquí), distintas empresas petroleras invierten miles de millones en el shale gas, en Polonia se va a invertir 12.500 millones de euros hasta el 2020 ( aquí) o en Inglaterra prevén invertir 4.000 millones de libras anualmente y generar unos 70.000 lugares de trabajo ( aqui).

3. ¿HAY EN ESPAÑA?

Sí, en España podemos encontrar shale gas en la cuenca del Ebro como se ve en la siguiente imagen. Un detalle, fijaros en azul el tamaño de la mayor región en Estados Unidos (Barnett). .

Pero no sabemos únicamente que hay, sino que se está invirtiendo en ellos. En el siguiente mapa podemos ver los permisos vigentes (verde y naranja) y los permisos solicitados (amarillos y azules). Por ahora no hay ninguna zona en explotación (que yo sepa), ya que quien tiene la última palabra es el Estado al ser el dueño de los recursos que hay bajo tierra. En Estados Unidos como el dueño del suelo es también dueño de lo que hay debajo de él, la negociación no es con el Estado sino directamente con el dueño del terreno. 

ver link:  http://fracturahidraulicano.files.wordpress.com/2011/10/coberturas_2011_indice_92-1.jpg?w=900&h=636

 

4. VENTAJAS

Si produjéramos gas y fuésemos autosuficientes, los costes productivos se verían reducidos así como las emisiones de CO2 (ver tabla comparativa entre producir con petróleo, gas y carbón). 

 

Esta situación permitiría que fuéramos competitivos y no dependientes de si el petróleo sube o baja.

En Estados Unidos, todo esto empezó hace ya unos años, aunque podríamos decir que desde el 2008-2009 que se ha empezado a obtener gas en grandes cantidades. Pero como todo, requiere tiempo. Primero hay que encontrar el gas y explorarlo (2-4 años) después hacer la planta (1 año) después hacer un tubo que permita llevar el gas (1 año). Ahora ya tenemos el gas, ¿quién los usa? Pues los que generan electricidad. Pues bien, una planta eléctrica de carbón no puede pasar a utilizar gas de la noche a la mañana, requiere hacer casi una planta nueva (1-2 años más). A Estados Unidos le queda la última fase, la de hacer las plantas generadoras de electricidad a gas.  Por esta razón (y por otras), está siendo tan competitivo.

5. ¿CÓMO INVERTIR?

Hay una empresa Canadiense llamada BNK petroleum que cotiza en Toronto y que actualmente  tiene unas concesiones en España (entre Castilla y León y Cantabria), aunque actualmente están a la espera de los permisos para poder hacer prospecciones. Según ellos el primer trimestre del 2014 ya los tendrán (creo que estos no conocen España y lo “rápido” que somos con los permisos). Aquí podéis ver la presentación.

CONCLUSIONES:

La gran diferencia entre Estados Unidos y España es que en nuestro país no tenemos grandes áreas “desérticas” sino que la mayoría de ellas están habitadas, lo que hace que nadie quiera tener una gran inversión en el “jardín de su casa”.

Pero pienso que se debe intentar, porque como decía Einstein “ no esperemos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”, como están haciendo nuestros políticos. Además, en esta batalla energética no es el pez grande el que se come al pequeño sino el rápido al lento.

 

PD: aquí podéis ver un informe sobre el shale gas en el mundo (habla de vaca muerta en Argentina).