Acabo de leer en El País la noticia. Espero que sea para bien. El coste actual de la deuda portuguesa es inasumible.