Este servicio, antes reservado a la banca privada, administra ya 72.000 millones en España. El cliente debe echar cuentas y ver si le compensa más que comprar un fondo