Aberdeen Asset Management

un blog de Aberdeen Asset Management
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AberdeenAM
17:39 el 08 noviembre 2016

Desigualdad: una profunda división y qué significa para los mercados

En las últimas décadas, la sociedad ha avanzado con menos igualdad. La obra de Thomas Piketty “El capital en el siglo XXI” ha captado una gran atención desde que se publicara en 2013. Aunque algunos detalles de su argumento han sido cuestionados, su tesis central se mantiene: el capital ha crecido más rápido que las economías. O, por decirlo de otra forma, los ricos se han vuelto más ricos.

Esta ha sido durante mucho tiempo la norma histórica. Piketty identifica un periodo de 30 años desde el final de la Segunda Guerra Mundial durante el que el capital y las economías crecieron más o menos al mismo ritmo. Pero desde la década de los setenta en adelante, el crecimiento del capital ha superado de nuevo al crecimiento económico, llevando a un aumento de la desigualdad.

Esto se refleja en el coeficiente Gini, una medida clave de la desigualdad, que ha crecido de forma constante en la mayoría de las principales economías durante las últimas décadas. Un coeficiente Gini de 0,0 significa que todos los habitantes de un país comparten la riqueza del país a partes iguales; una lectura del 1,0 significa que una única persona controla toda la riqueza. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la media del coeficiente Gini en los países de la OCDE se ha elevado desde 0,29 a mediados de la década de los años ochenta hasta 0,316 a mediados de la primera década de este siglo.

Este problema tampoco se limita al mundo desarrollado. El coeficiente Gini de China para la riqueza neta de las familias ha aumentado desde 0,30 en 1980 hasta 0,47 en 2012, según las estimaciones oficiales. Muchos creen que la cifra real es bastante más elevada.

Causas…

Las causas son de sobra conocidas – modelos ineficaces o inexistentes de redistribución de los impuestos y una disminución de los empleos del sector manufacturero y semi cualificados y de los salarios, dado que el trabajo se subcontrata a los países emergentes o está siendo realizado por máquinas-.

Y el carácter cada vez más tecnológico de la innovación implica que las mejoras de la productividad empresarial ya no están correlacionadas con una compensación mayor para los trabajadores. De esta forma, este tipo de evoluciones que revolucionaron la vida durante los siglos XIX y XX, desde los inodoros a los motores de reacción, es improbable que repartan la riqueza como lo hicieron entonces. Quienes más se benefician hoy en día de la innovación tienden a ser los más cualificados y mejor pagados. Se necesitan muchos trabajadores para la producción en masa del Ford Modelo T y más aún para venderlo, asegurarlo y repararlo. Pero no se necesitan muchas personas para desarrollar la próxima app que arrase en el mercado. 

Las consecuencias…

Las consecuencias de todo esto son personales, políticas y económicas. A nivel personal, la desigualdad promueve una salud física y mental más débil y una menor esperanza de vida. En Estados Unidos, los hombres con las rentas más elevadas que representan el 1% de la población viven 14,6 años más que aquellos que tienen rentas más bajas, que representan otro 1% de la población. En el caso de las mujeres, esta cifra se sitúa en 10,1 años. La brecha ha aumentado de forma constante.

Y aunque el desempleo –el síntoma más evidente de desigualdad- no es una amenaza para la vida en el mundo desarrollado (“realmente nadie pasa hambre”, tal y como dijo Philip Larkin), está empeorando significativamente el nivel de vida: los estudios indican que los desempleados de larga duración sufren un debilitamiento de sus condiciones causado por estilos de vida sedentarios. En otras palabras, no trabajar, vuelve a las personas no aptas para trabajar.

En el aspecto político, las personas  que sienten que la economía no ‘funciona’ para ellos están dispuestas a abrazar los extremos políticos. Ya hemos visto claros signos de esto en Europa y en Estados Unidos. La historia es similar en todo el mundo: los sectores de la población con ingresos más bajos sienten que no se están beneficiando del crecimiento económico y, por lo tanto, tratan de castigar a las élites en las urnas.

Una sociedad desigual también incita a un endeudamiento insostenible. Tanto durante los ‘ruidosos años veinte’ como durante la primera década de este siglo, la riqueza de las personas con mayor poder adquisitivo de la sociedad estadounidense creció rápidamente. Los que contaban con menos riqueza se vieron obligados a tratar de mantenerse. En ambos periodos, la deuda de los hogares llegó casi a duplicarse. Y en ambos periodos, los resultados fueron desastrosos.

¿Qué significa esto para los inversores?

Junto a las consecuencias políticas y personales, la desigualdad también tiene impacto en los inversores. Los análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) muestran que las recuperaciones económicas tienden a ralentizarse más rápido en países con menores niveles de igualdad. En parte, esto se debe a que las políticas polarizadas y populistas hacen más difícil que se tomen las duras decisiones necesarias para hacer frente a los impactos económicos.  Quienes sienten que no se benefician de la economía es probable que demanden una mayor redistribución más que medidas que fomenten el crecimiento, mientras que quienes están en el lado contrario, tienden a defender su posición privilegiada.  Esta situación obstaculiza la respuesta política a crisis económicas.

En los próximos meses, seguramente veamos cambiar la naturaleza de las medidas de estímulo económico. A pesar de que la flexibilización cuantitativa todavía no ha terminado, se ha acusado a esta policía de aumentar la desigualdad. Al impulsar el valor de los activos, aumenta la riqueza de los que más tienen y no la de los que no tienen. Los fabricantes de artículos de lujo han tenido una buena evolución desde que se lanzó el QE como respuesta a la crisis financiera. Esto puede observarse en el precio de las acciones de los fabricantes de artículos de lujo, pero también en el precio de los productos más prestigiosos del mundo. El siguiente gráfico muestra el precio medio de los Ferraris más buscados del mundo, según los datos de la compañía de seguros Hagerty. La retirada del QE podría ser la señal de un cambio de tendencia en estos activos.

Índice de precios de Hagerty de los Ferraris más demandados del mundo

Fuente: Bloomberg 30/9/16

Una de las principales promesas de Donald Trump durante la campaña electoral ha sido mejorar la situación de los trabajadores estadounidenses de baja y media cualificación que se han quedado al margen por la globalización. Independientemente de qué partido gane las elecciones, es probable que entren en vigor las políticas destinadas a los obreros y operarios. Esto podría dar lugar a un aumento de los salarios y llevar a una potencial caída en los márgenes de beneficios corporativos. Los sectores que más sentirían estos efectos son los que requieren una mayor mano de obra y  no pueden ser automatizados, como la industria minorista, los restaurantes, los hoteles, etc.

Ahora que los bancos centrales se han quedado efectivamente sin munición, las medidas de estímulo fiscal deberían estar también sobre la mesa, especialmente en Reino Unido y Estados Unidos. Dado que el gasto en construcción en Estados Unidos está en mínimos históricos en relación al PIB, un aumento puntual del gasto en infraestructura de forma eficiente podría convertirse en un verdadero impulso para la economía estadounidense. Esto podría ser positivo para sectores como la construcción, las materias primas o compañías relacionadas con la infraestructura.

El gasto de Estados Unidos en construcción en relación al PIB nunca ha sido tan bajo

Fuente: Thomson Reuters Datastream 1/7/16

Por último, el descontento político y el malestar social hacen que los países sean menos atractivos para los inversores. Por lo tanto, es evidente que cualquier medida que pueda emplearse para aliviar la desigualdad es bien recibida. Para que la recuperación económica mundial sea sostenible, es una cuestión que todos debemos abordar.

Karolina Noculak, estratega de inversiones en Aberdeen AM

Información importante

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
Únete al grupo de Aberdeen Asset Management en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

AberdeenAM
227º 95 Artículos
Kaloxa
3 Artículos
Anaguzmanq
127º 4 Artículos
FarisH
3431º 1 Artículos

Más comentados

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5