augur (28º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
augur
18:20 el 07 mayo 2014

En eterna búsqueda y cambio

La definitiva claudicación de soberanía: El tratado de libre comercio USA-Europa

La  mayor y más trascendente legislación contra los ciudadanos europeos se va a hacer sin conocimento ni consentimiento de los afectados.

Casi nadie sabe nada, salvo el espionaje realizado por EEUU a los líderes europeos, pinchado de teléfonos personales incluido,  para tener información cara a la negociación. La población, en su mayoria, mientras, o no votará en las Europeas o votará a los partidos que les está haciendo la gran jugada a sus espaldas.

PP, PSOE, CIU y UPyD votan en contra de realizar un referendum sobre el Tratado Libre Comercio EEUU-UE

Tomo trozos del artículo:  El tratado de libre comercio entre EEUU y Europa (TTIP) permitirá hacer negocio con la sanidad pública en la UE

Las principales claves del acuerdo son:

  • Limitar la soberanía de los gobiernos elegidos democráticamente facilitando las demandas de las empresas contra la puesta en práctica de políticas que afecten a los intereses de las multinacionales.
  • Otorgar a las grandes empresas amplias facultades para impugnar nuevas leyes por los gobiernos, por lo que tras la puesta en marcha del tratado resulta muy difícil modificar la legislación nacional ordinaria y hará irreversible medidas como las privatizaciones de los servicios públicos..
  • Abrir a los mercados de sectores clave de los países europeos como la energía, las patentes, la sanidad pública,  o la soberanía alimentaria.
  • Desregular los servicios financieros, con la eliminación de las restricciones en materia de transacciones financieras y de la comercialización de productos financieros derivados (uno de los desencadenantes de la crisis).
  • Establecer una regulación financiera que obligue a otros países a aceptar y cumplir los estándares marcados por los entramados bancarios que controlan la UE y Estados Unidos en una especie de nuevo colonialismo.
  • Desarrollar el llamando Mecanismo de Solución de Diferencias entre Inversor y Estado (ISDS), con normas para proteger la seguridad jurídica de los inversores que incluye disposiciones contra la expropiación de servicios de interés público o la libre circulación y transferencia de fondos.

La experiencia de anteriores acuerdos internacionales de libre comercio señala que favorecen la liberalización del flujo de mercancías, pero no la libre circulación de trabajadores, limitan la capacidad de negociación de los sindicatos, reducen los salarios y elevan la desigualdad social.

Estos tratados están dirigidos fundamentalmente a consolidar normas y legislaciones que amparan a los fondos de inversión y a las grandes empresas multinacionales.

 

Las amenazas más importantes para la sanidad pública contiendas en el Tratado son:

  • Los gobiernos no podrán recuperar los servicios externalizados o privatizados, aunque sean un desastre y sus gastos exorbitantes (como los hospitales PFI de Madrid o de Vigo, que multiplican por siete su coste real).
  • Las empresas podrán garantizar y proteger sus inversiones con un  arbitraje Inversionista - Estado, que otorga a las corporaciones el derecho de demandar a un gobierno que tome decisiones que dañen sus ganancias, al margen de los tribunales nacionales de justicia. Como consecuencia los gobiernos europeos que adopten medidas legislativas de reduzcan las expectativas de ganancias a una empresa se enfrentarán a reclamaciones por "expropiación" al asimilarlas a una incautación ilegal de la propiedad privada por el gobierno.
  • La concesión de indemnizaciones en primera instancia para el arbitraje de las inversiones de las empresas en los sistemas sanitarios públicos supondrá una seria amenaza para la capacidad de los gobiernos de intervenir en la defensa del interés público con de políticas que protejan intereses sociales como:
    • Fijar precios para los productos farmacéuticos y para la promoción de medicamentos genéricos que garanticen el acceso a los mismos a todos los sectores sociales.
    • Control y evaluación de tecnologías que se vayan a incorporar al sistema sanitario público atendiendo a criterios de racionalidad y sostenibilidad
    • Medidas de protección de la salud pública  como el control del tabaco o de la seguridad y calidad de los alimentos
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
7 comentarios
2 veces compartido

@augur, he estado leyendo su artículo y un poco el de nuevatribuna, y de momento llego a la conclusión de que es un publirreportaje (este último). Lo que quiero decir es que cuando se dicen las cosas hay que sustentarlas. Por otro lado, como estoy seguro de que Vd. esperaba yo estoy de acuerdo con algunos de los puntos que se pintan como negativos.

No obstante, quiero dejar claro que las primeras líneas de nuevatribuna son una gran verdad. Nadie ha elegido a la Comisión Europea y no se por qué se permite que negocien por nosotros. Es por esto, y por experiencias pasadas que desconfío bastante de que muchos puntos del tratado no refuercen todavía más el crony capitalism, que no es lo que yo quiero. Intuyo que lo que harán será crear nuevas regulaciones para favorecer a los amiguetes, pero esto es dar opiniones infundadas (como hace su artículo @augur y nuevatribuna por ende)

@augur:

Tratado Libre comercio EEUU - Europa

Preocupante inercia de la sociedad capitalista actual hacia los sectores más radicales del gran capital y las grandes corporaciones multinacionales.

Esos monstruos financieros con poder sobre la economía global y evidentes influencias políticas a todos los niveles, pueden terminar con la sociedad democrática, social y de especial protección hacia los menos afortunados de los ciudadanos europeos.

Por desgracia, esto no es demagogia barata...es ... ¡¡ Una alarmante realidad !!

Independientemente de los defectos que se le pueda buscar al artículo, la imágen tantas veces vista en las películas ambientadas en el futuro, donde las grandes corporaciones son las que mandan, con esta ley nos acercamos unan paso más. 

Si se dice que con la entrada en la Unión Europea hemos perdido ¿el 80? de la soberanía, a partir de la firma del tratado ¿cuanta soberanía nos quedará?

Hemos perdido soberanía, indiscutiblemente. Pero si lo pensamos fríamente realmente no, porque podemos salirnos en el momento que queramos (que para mi sería ya jeje)

En la Unión Europea nunca hubo ni hay verdadera soberania, en el sentido que venimos entendiendola, pues el gobierno de la UE, llamase Comisión, no depende del Parlamento que elegimos todos los ciudadanos. Pues la Comisión Europea es quien rige nuestros futuros, aunque sus miembros son nombrados por los gobiernos nacionales, .... por lo que es como un juguete de nuestros gobiernos.

A partir de aqui se puede esperar cualquier cosa, pues los gobiernos se olvidan de las promesas electorales generalmente, y si además no tienen que dar cuentas de nada, como en la UE.... no me extraña la firma de ese Tratado, a saber que lobyes y amigos están detras de todo ello. 

Por principios, creo que un tratado de esa importancia debería ser ratificado en referendum.

¿Se os ocurre alguna manera efectiva de forzar esa via de abajo-arriba?

Mezclar la privatización de la sanidad con este tema, me parece una anécdota. Hace pocos meses leí una noticia sobre la puesta en marcha en Suecia de un plan gubernamental para privatizar hospitales...

@Ladata53 creo que voy falto de imaginación pues no se me ocurre ninguna forma de obligar a convocar un referendm ni siqueira en España, cuanto menos a nivel Europeo. Pero es que el espiritu democratico brilla por su ausencia en nuestro pais... pues además de los escasisimos referendum o consultas convocadas para saber la opinión de los ciudadanos, nuestros politicos se dan el lujo de rechazar la inmensa mayoria de las Iniciativas Legislativas Populares (tras reunir las 500000 firmas), de tal modo que solo son discutidas un porcentaje pírrico de ellas en sede parlamentaria.

 Comentar

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5