augur

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
augur
17:34 el 28 diciembre 2015

En eterna búsqueda y cambio

Un millonario gallego: Gerard López, manual para hacerse millonario

 

Gerard López es amigo personal de Putin. El caluroso recibimiento de Dmitry Kobylkin, gobernador de Yamal y hombre de confianza de Putin en El Dorado del Ártico, a López en Salejard no deja lugar a dudas: es de la familia. Es de los suyos. En los bajos del moderno palacio del Gobernador del distrito de Yamal, varias inmensas maquetas reflejan cómo será Salejard, la capital (en primer término), cuando cuajen las inversiones necesarias para remodelar esta ciudad de apenas 40.000 habitantes que sufre temperaturas de hasta menos 50 grados. Las siguientes maquetas muestran futuras plantas industriales y gasísticas y el futuro superpuerto de Sabetta

 

Todos disfrutamos leyendo las historias de los grandes especuladores como Warren Buffett o George Soros. Personalmente, disfruto aún más leyendo las historias de los grandes empresarios y visionarios. Gerard López es uno de esos y, además, español. En El País podéis encontrar la historia completa.

Os saco algunos párrafos para animaros a leerla:

“Mi familia era pobre. En la aldea,  en Riotorto , no teníamos ni cuarto de baño ni agua corriente. Nos lavábamos con una palangana. 

Programaba desde adolescente y había ideado incluso una aplicación comercial a los 15 años. Con 20 años, en 1992, creó su primera empresa. No había terminado la carrera. Se llamaba Icon Solutions. Se puso un sueldo de 1.800 euros. La vendió 18 meses más tarde. Creó una segunda, ProLease, de alquiler de coches, y repitió la jugada. Y una tercera, Securewave, que siguió el mismo camino. En aquellos primeros envites ganó su primeros millones de euros.

En 2000 Gerard López montó su primer fondo de inversión dedicado a financiar  start-ups relacionadas con Internet,  software, telecomunicaciones, biotecnología, gestión financiera y comercio electrónico. Tenía 28 años. La bautizó  Mangrove Capital 

Con menos de treinta años, Gerardín se convirtió en Gerard López. El cazador. Un inversor especializado en capital-riesgo que en solo dos años se iba a hacer muy rico apostando por  Skype  (la aplicación gratuita de transmisión de voz por Internet); de los primeros eu­ropeos que arriesgaron su dinero (y el de otros) en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que le harían aún más rico comprando y vendiendo participaciones de compañías en ciernes por todo el mundo.

  El año 2000 fue un momento extraño; acababa de reventar la primera burbuja tecnológica y se había llevado por delante a centenares de fondos y empresas. El índice bursátil Nasdaq había perdido cinco veces su valor. Aquel escenario ponía en duda el futuro de Internet. En ese preciso momento llegamos nosotros. Repasamos 3.000 informes de  start-ups donde invertir. La clave era encontrar algo nuevo, no ir por detrás de los acontecimientos”.

Entre los supervivientes del naufragio tecnológico se encontraban dos tipos peculiares,  Niklas Zennström y Janus Friis; dos jóvenes informáticos nórdicos que habían desarrollado una aplicación revolucionaria llamada KaZaA, destinada al intercambio de archivos musicales de ordenador a ordenador, que fue pasto de las querellas por la entonces poderosa industria musical global y borrada del mapa. KaZaA tuvo una vida corta, pero Zennström y Friis conservaron su tecnología. En 2002 estaban dispuestos a ir más lejos: convertir su descubrimiento en una aplicación gratuita para el intercambio de voz e imágenes a través del ordenador. Convertir un portátil en un videoteléfono. No tenían un céntimo para su desarrollo y ningún fondo estaba dispuesto a apostar por su invento. Una veintena ya les había cerrado las puertas. A comienzos de 2002 se encontraban en vía muerta.

En algún momento de aquel verano se encontraron con Gerard López. Y le explicaron el proyecto. López quería invertir en alguna aplicación relacionada con la música. Tomar la delantera y darse a conocer. Skype era un acto de fe. Solo existía sobre el papel. Era un par de ordenadores y de desarrolladores bálticos a los que no había dinero para pagar. Además, invertir en Skype suponía enfrentarse a las operadoras telefónicas por competencia desleal. Skype no estaría operativo hasta el verano de 2003. Sin embargo, López se quedó fascinado por su capacidad para crear una inmensa comunidad de Internet en torno a una tecnología de uso sencillo. “Tuve una corazonada”. Skype comenzó a emitir el 29 agosto de 2003. Funcionaba. En cuatro semanas tenía 10.000 usuarios. En dos años, 54 millones.

En diciembre de 2003,  Mangrove , la empresa de Gerard López, encabezó una primera ronda de inversores para capitalizar Skype, a la que atrajo a fondos tan veteranos como Draper, Index y Bessemer por valor de 25 millones de euros; y una segunda en marzo de 2004, en la que se consiguieron 19 millones. Es difícil saber cuánto desembolsó López. Posiblemente en torno a cuatro millones. Un año y medio más tarde, el 12 de septiembre de 2005, el poderoso portal de comercio electrónico eBay adquiría Skype por 4.000 millones de euros. López ni confirma ni desmiente, pero su beneficio se situó en torno a 400 millones de ­euros. El pelotazo de su vida. Y su entrada en las grandes Ligas. A partir de ahí llevaría a cabo una sucesiva toma y venta de participaciones en firmas tecnológicas como Brokat (con un beneficio de 10 veces lo invertido), Dialcom, Nimbuzz o Wix (donde invirtió un puñado de millones y de la que hoy posee, según la Securities and Exchange Commission, el 21% de las acciones de una compañía que vale 1.200 millones). Además de un extenso repertorio de inversiones y desinversiones en un centenar de empresas emergentes del comercio electrónico, la venta de lujo, los juegos en red, la moda, la gestión de reservas hoteleras y de hospitales, el manejo de estadísticas, las energías limpias, la belleza o la moneda virtual, que le harían mucho más rico

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
31 comentarios
5 veces compartido

'' Steve Jobs fue un visionario, un innovador brillante que con la fuerza de su voluntad cambió industrias completas, un genio que dio a los consumidores no solo lo que querían sino lo que no sabían que querían. Pero fue también un cabrón de tamaño mundial." (Tom McNichol)

No es nada raro que los genios tengan un caracter "especial".

Albert Einstein, por ejemplo, fue un pésimo esposo: infiel, agresivo y déspota.

Salvador Dalí era un egocéntrico mitad demente mitad provocador.

Charles Chaplin era un hombre obsesivo que bastantes veces rozaba la agresividad verbal hacia otras personas.

Isaac Newton fue una persona solitaria, introvertida y con muy pocos amigos (humanos).

George S. Patton era un vanidoso gruñón con un pésimo carácter.

Y tantos otros...

 

 

Bueno, en el caso de Steve Jobs, el calificativo de cabrón que le daba Tom McNichol, supongo que vendría a resumir estos otros: petulante, agresivo, abusador, despótico, malintencionado, controlador, egoísta, insolidario, etc... Seguramente, los que lo sufrieron en vida, tras su muerte le desearon que Satanás lo tenga en su gloria.

“La personalidad de Jobs se veía reflejada en los productos que creaba. En el núcleo mismo de la filosofía de Apple, desde el primer Macintosh de 1984 hasta el iPad, una generación después, se encontraba la integración completa del hardware y el software, y lo mismo ocurría con el propio Steve Jobs: su personalidad, sus pasiones, su perfeccionismo, sus demonios y deseos, su arte, su difícil carácter y su obsesión por el control se entrelazaban con su visión para los negocios y con los innovadores productos que surgían de ellos.”

“No ha sido un modelo, ni como jefe ni como ser humano, perfectamente empaquetado para que lo imitaran después. Movido por sus demonios, podía empujar a quienes lo rodeaban a un estado de furia y desesperación. Sin embargo, su personalidad, sus pasiones y sus productos estaban todos interconectados, como lo estaban normalmente el hardware y el software de Apple, igual que si fueran parte de un único sistema integrado. Por tanto, su historia, a la vez instructiva y aleccionadora, está llena de enseñanzas sobre la innovación, los rasgos de la personalidad, el liderazgo y los valores.”

Pasaje de "Steve Jobs. La biografía" de Walter Isaacson.

Por cierto, la mejor película sobre Jobs para mi es "Piratas de Silicon Valley" (1999).

Mira que le cuesta a Vd. darme la razón explícitamente eh don @augur

Que no es que no le quiera dar la razón Don @Arturop, que es que si nos vamos a la letra de la RAE, con tantas definiciones de la misma palabra, pero que ninguna define lo que yo he querido decir. ¿De verdad no se entiende el espíritu de lo que he querido decir? ¿No se ve la diferencia entre Buffett-Soros y Gerard López-Steve Jobs? Pues si se ve la diferencia, póngale Vd. nombre a cada estilo y nos lo cuenta.

Benjamín Graham explica en su libro "El Inversor Inteligente" la diferencia entre inversión y especulación:

"Una operación de inversión es aquella que, después de realizar un análisis exhaustivo, promete la seguridad del principal y un adecuado rendimiento. Las operaciones que no satisfacen estos requisitos son especulativas".

De acuerdo con esta definición, Warren Buffett no es un especulador, porque analiza las empresas en profundidad y solo invierte cuando hay suficiente margen de seguridad, lo cual no le libra de cometer errores ocasionalmente. El margen de seguridad es la clave de una inversión. Buffett también es empresario, estuvo bastantes años dirigiendo Berkshire a pie de obra, cuando se dedicaba al sector textil. Ahora es presidente ejecutivo de un holding industrial, gestiona empresarios, los incentiva y reinvierte los beneficios que generan las empresas en nuevas plantas o en la adquisición de otras empresas.

Por lo poco que he leído, Gerard es un inversor de capital-riesgo, apadrina startups. Dio un pelotazo con Skype.

"Los business angel seleccionan sus proyectos de inversión valorando el plan de negocio que le presentan los emprendedores de acuerdo con sus criterios personales de inversión. Enfrentan un riesgo extremadamente alto y por lo tanto requieren un muy alto retorno sobre la inversión (ROI)". Según interpreto yo a Graham, este tipo de operaciones serían especulativas, ya que no prometen la seguridad del principal.

@oraculo, por lo tanto entiendo que el papel de Gerard López es similar al jugado por Mike Makkula en Apple.

http://es.wikipedia.org/wiki/Mike_Markkula

http://en.wikipedia.org/wiki/Mike_Markkula

Y Niklas Zennström y Janus Friis serían los Steve Jobs y Steve Wozniak.
 

Pues se llame como se llame lo que hacen, a mí me entusiasman más las historias de Gerard López-Steve Jobs que las de Buffett-Soros y eso sí que no me lo va a poder rebatir ni siquiera @arturop

Feliz y libertario 2016 @augur, disfrute de las uvas

Feliz y libertino 2016 @arturop, disfrute del Don Pérignon :-).

@augur, gracias por ilustrarnos con la historia de Gerard López que yo desconocía. Sin embargo, y quizá por la ventaja que da la edad en el caso de Warren Buffett (trayectoria más larga y por ello quizá no directamente comparable con la de Gerard López), todavía encuentro más interesante su trayectoria empresarial en base a la amena lectura de sus 50 cartas anuales a los accionistas de Berkshire Hathaway, entre los que me encuentro.

@yoko, comprendo lo que dices y es lógico que tengamos distintos gustos. Confieso que no me he leído las 50 cartas de W.Buffett, pero tampoco me he leído las obras y biografía completa de Gerard López. Simplemente comparo dos breves semblanzas  distorsionadas.

Lo que he tratado de decir, sin haber conseguido que se me entienda, es que admiro y me entusiasma más los emprendedores (esta palabra quizás sea más adecuada que empresario) que crean y contribuyen a crear algo. Tampoco es necesarios que sean un Steve Jobs, Pueden ser personas como Amancio Ortega, Isac Andic o Juan Roig, por referirme a empresarios españoles con negocios tradicionales e inicios modestos, pero que han aportado métodos innovadores y han creado grandes empresas. Sin embargo, W.Buffett, no sé qué ha creado en los últimos treinta años.

En definitiva, admiro más la creación que la especulación, sin que demonice esto último. Así, por ejemplo, en Pretty Woman, me gusta más el personaje que interpretaba Ralph Bellamy, que construía barcos, que el de Richard Gere que troceaba y vendía empresas. Por eso, una escena emocionante de la película es cuando Julia Roberts le cambia el chip a Richard Gere haciéndole ver que no crea nada.

 

Lo de Pretty Woman me ha llegado al alma y apoyo totalmente la opinión de @augur !!!

@augur, se entiende lo que dices, pero habría que distinguir entre emprendedor y financiero. Desde mi punto de vista, los desarrolladores de Skype fueron los emprendedores y Gerardo el banquero que financió el plan de negocio.

Pues @Oráculo,  llevas parte de razón, pero si miras cómo empezó, veras que él mismo programaba y probablemente se involucró trabajando en sus primeras empresas igual o más que Bill Gates. Amancio Ortega seguro que ha confeccionado pocas prendas y no por ello podemos decir que no ha sido un empresario y emprendedor. Las fronteras entre emprendedor, empresario, etc. son difusas y discutibles.

Emprendedor no es necesariamente el que desarrolla el producto, sino el que lo concibe y promueve, con independencia de que lo programe él mismo (por seguir con el ejemplo de Skype) o encargue su desarrollo a un programador o a una empresa de servicios informáticos. En sus inicios, Gerard fue un emprendedor, en toda la extensión de la palabra. Actualmente su perfil es más el de un promotor e inversor, una evolución natural cuando ya se dispone de un capital importante.

No vamos a discutir la valía de Gerard, pero tampoco hace falta confrontarlo con Warren Buffett. Mucha gente cree que Warren se dedica a comprar y vender acciones de empresas. Eso fue en su juventud, hace muchos años que se dedica principalmente a comprar empresas enteras para incorporarlas al conglomerado de Berkshire, manteniéndolas indefinidamente. Esto no tiene nada que ver con especular.

Un apunte más para quien no conozca la historia de Warren Buffett. La razón por la que prefiere comprar empresas enteras es porque las empresas cotizadas en bolsa suelen estar dirigidas por gestores más preocupados por ellos mismos que por los accionistas. Recomiendo la lectura de este libro:

http://www.casadellibro.com/libro-warren-buffett/9788498751345/1841496

Coincido con la recomendación de @oraculo: éste fue el cuya lectura me dio a conocer a Warren Buffett y la inversión en valor.

 Comentar

app version

Fri Feb 24 10:10:26 CET 2017

2271

22d7561e711c8d1a939b249a13bfac9cb818fe4f