secuoya23 (171º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
secuoya23
16:49 el 16 mayo 2012

Huerta de Soto propone una solución revolucionaria para salir de la crisis

Resolvería los problemas de solvencia de las entidades financieras y el pago de la deuda pública del estado sin implicar ni inflación, ni subida de impuestos ni la salida del euro

A veces resulta imposible resolver un problema dentro del esquema conceptual que ha generado el problema. El profesor Jesús Huerta de Soto, seguramente el exponente más políticamente incorrecto de la escuela austríaca en España, presenta para salir de la crisis un enfoque completamente nuevo. La propuesta consiste básicamente en imprimir el dinero en efectivo necesario para sanear a los bancos y entregárselo a los bancos. Pero para que esto no tenga un impacto devastador sobre la economía se necesita como contrapartida un cambio radical del actual modelo financiero.

1- Acabar con el modelo de reserva fraccionaria e implantar el coeficiente de caja del 100% para los depósitos

La creación de todo el dinero necesario para garantizar los actuales depósitos bancarios y la solvencia de los bancos no tendría un efecto inflacionario, porque quedaría congelado con el requisito del coeficiente de caja del 100% como colateral de los depósitos a la vista. Esto supondría el fin del actual modelo de reserva fraccionaria, en virtud del cual el banco sólo reserva una parte del dinero que todos depositamos y el resto lo presta a terceros. Como contrapartida, los bancos tendrían que cancelar deuda pública a precio de mercado por el valor de la inyección de fondos que hubieran recibido. Esta cancelación de deuda pública, por otro lado, aliviaría extraordinariamente las finanzas del estado. Aparentemente, el modelo funcionaría si las entidades financieras poseen deuda pública equivalente al dinero que les debería ser inyectado.

2- Eliminar los bancos centrales

Al pasar del actual modelo de reserva fraccionaria a otro de coeficiente de caja del 100% los bancos centrales ya no serían necesarios. Ya no harían falta como prestamista de última instancia puesto que la garantía de los depósitos sería el coeficiente de caja del 100%. Los bancos centrales, de hecho, han actuado como los grandes artífices de las burbujas financieras al quedar bajo su control el precio del elemento más básico de todo nuestro sistema económico: el precio del dinero. Huerta de Soto no duda en afirmar que “el opio del pueblo es la expansión crediticia” ni en calificar a los bancos centrales como “los últimos dinosaurios del socialismo”. La idea de acabar con la reserva fraccionaria e implantar un modelo de página no es por lo demás una extravagancia de Huerta de Soto. Se trata de una idea que han planteado cinco premios Nobel de Economía incluyendo al mismísimo Hayek o, entre quienes no ostentan este premio, Ludwig von Mises.

3- Volver al patrón oro

Se trata quizá de una de las propuestas más controvertidas de Huerta de Soto. Para el profesor, el patrón oro no fue eliminado porque fracasara sino porque actuaba como un implacable corsé para los políticos y el intervencionismo económico. Para el profesor precisamente eso es lo bueno del patrón oro. Sólo el euro actúa como una suerte de patrón que evita la pérdida de toda disciplina y referencia monetaria en estos momentos. Otra alternativa citada por el propio Huerta de Soto, a su juicio insuficiente pero mucho mejor que el actual modelo, también podría ser la apuntada en su día por el Nobel francés de Economía Maurice Allais. Es decir, la creación de un banco central sin capacidad de controlar los tipos de interés, que se fijarían a un interés constante del 2%.

Para el prestigioso economista un cambio del modelo financiero sustentado en estos tres apoyos podría resolver la crisis de solvencia de un modo casi instantáneo. Los bancos volverían a convertirse en meros intermediarios financieros, sólo la banca específicamente de inversión podría quebrar y los depósitos quedarían garantizados por el coeficiente de caja del 100%.

Todo lo anterior, tan discutible o estimulante como cada cual considere, es un resumen de las ideas que el profesor Huerta de Soto expone en su obra Dinero, crédito bancario y ciclos económicos, o en las conferencias que imparte como la que pueden seguir a través del siguiente video. De todas las crisis, a fin de cuentas, puede que sólo se salga… pensando.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
15 comentarios
5 veces compartido
Los políticos no lo aceptarán , pues les deja las manos atadas para todos sus manejos políticofinanciero.
Curioso planteamiento que en el fondo tiene lógica, pero no me quedan claros ciertos puntos. El hecho de establecer un coeficiente de caja al 100% bajaría notablemente los ingresos de la banca, ya que parte de su negocio está en prestar ese dinero a terceros.
 
Si no he entendido mal, lo que propone es que el Estado utilice la liquidez para sanear las cuentas de las entidades a cambio de cancelar deuda pública a precio de mercado. Me imagino que para eso tendríamos que saber cuál es la situación real de las entidades y ver hasta qué punto aliviaría de verdad al Estado.
 
En cuanto al patrón oro, los únicos conocimientos que tengo son los básicos de la universidad, pero me gustaría saber cuáles serían los pros y contras.

Otro erudito dando lecciones sobre lo que hay que hacer, por que no mejor volvemos al patron sal o mejor dicho al trueque.

www.bolsaymercados.com

Creo que hay un error en tu exposición, aunque no estoy seguro. Me parece que el señor Allais proponía que se imprima dinero a un ritmo de un 2% anual sobre la masa monetaria ya existente y que el Banco Central deje de fijar el tipo de interés.

Es importante señalar que el coeficiente del 100% es sólo para los depósitos a la vista, de lo contrario los bancos no podrían prestar dinero. En una situación así los bancos dejarían de remunerar cuentas a la vista y cobrarían mayores comisiones por ellas. Quienes quisiesen un interés tendrían que hacerle un préstamo al banco comprando bonos o con depósitos a plazo. En caso de impago los bonistas perderían el dinero, pero en cambio los depósitos a la vista estarían perfectamente seguros. 

Por un lado sí es cierto que eliminaría la deuda pública en manos de los bancos, y sería una buena inyección para la banca, pero no sé si será suficiente para resolver los problemas.

En cuanto a la abolición de bancos centrales y el patrón oro, la idea es mantener la masa monetaria estable para evitar fuertes oscilaciones en la actividad económica, burbujas y crashes. A este respecto creo que adecuar la masa monetaria es mejor que el patrón oro, y por cierto es lo que intenta hacer el Banco Central. Sin embargo, no tengo claro que desapareciesen las burbujas. Se señala a la banca como culpable, pero la realidad es que cualquiera puede dar crédito, además el banco seguiría dando crédito con depósitos a plazo, y el problema real es lo que se hace con ese crédito. Por otra parte, el dinero que los bancos comerciales le piden al BC es una cantidad muy pequeña que utilizan para cuadrar los saldos de caja en su actividad diaria, por lo que el tipo de interés del BC si bien es influyente, tampoco es el principal medio de intervención de la economía. Al menos, es así normalmente, en las circunstancias extraordinarias actuales se ven LTROs, compras directas de deuda española e italiana, etc. 

Por otra parte y a favor del actual sistema de reserva fraccionaria está el siguiente argumento. El multiplicador monetario depende de la reserva fraccional. En un sistema con reserva es más fácil para el BC manipular la economía para estimularla o combatir la inflación. Ahora bien que esto sea algo deseable o no es otra cosa. Eso sí, aquí razonamientos axiomáticos del tipo "eso es malo, hombre, cómo va alguien a ser capaz de hacer eso sin crear más problemas que soluciones" no valen. La cuestión es muy importante. De hecho es este tipo de cosas las que le critican a la escuela austriaca. Que su razonamiento es lógico, pero las premisas de las que parte no están demostradas, ni siquiera se aportan indicios de que puedan ser correctas.

Dos puntualizaciones:

1) Yo no soy tan intervencionista como JHS (risas). Simplemente obligaría en cada tipo de depósito o cuenta a la vista a que el banco especificara qué parte del capital está garantizado (100%, 50%, etc). Ah y a partir de ese momento se acabó lo de que el Estado se responsabilice de las pérdidas de los depositantes.

2) Lo del patrón oro realmente es un poco una tontería, vale el patrón oro o el patrón "cualquier cosa que no se pueda engordar o que cueste mucho hacerlo". Basta con que sea ilegal aumentar la masa monetaria.

El patrón oro es un excelente límite al poder político. 

Las leyes hechas por personas se pueden violentar fácilmente por personas poderosas. Las leyes de la física son inquebrantables.

Salvo que te interese la fisica cuantica, donde existen multiples posibilidades.

Vale, pues interesando la física cuántica, probabilísticamente inquebrantables y así todos contentos

Recientemente me he iniciado en la escuela austriaca, y encuentro los conceptos muy interesantes. Sin embargo, no acabo de entender el concepto del patrón oro (aunque tampoco he buscado si existe alguna explicación clara, y no veo aplicable a nivel realista). He aquí mis cuestiones, lanzadas por si algún teórico me puede apuntar la solución:

1) ¿cómo se realizaría el cambio al patrón oro?¿quién decidiría la cantidad de gramos de oro que valdrían los euros?Entiendo que el oro tendría un valor infinitamente superior al del mercado actual, ya que la cantidad de dinero en circulación y la cantidad de oro en las reservas (así a ojo) no parecen estar correlacionadas ¿no? Por tanto el tipo de cambio es un concepto muy "anti-austriaco", porque no lo dictaría el mercado, sino alguien que lo hiciese la "intervención" ¿no?

2) No me queda muy claro como quedaría la "ecuación" del dinero: 

2a) Por un lado, entiendo que de las minas sólo somos capaces de extraer una determinada cantidad de oro al día, que en principio dependen de la tecnología y medios existentes; y no de la "demanda". Los medios evolucionan con el tiempo, pero a una velocidad relativamente baja. Como llevamos miles de años extrayendo oro de dichas minas, podríamos decir que la cantidad de oro que hay en circulación es casi constante.

2b)Por otro lado, la población del planeta se incrementa anualmente a un grado bastante elevado, que desde luego no está relacionado con la cantidad de oro que somos capaces de extraer de las minas, y es que (a ojo) la velocidad parece mayor.

2c)Por otra parte, parece un hecho constatado que los ricos, cada vez son más ricos. ¿El dinero atrae al dinero?. Explicado a nivel "micro", cada persona atrae a su oro en base a su tiempo; "el tiempo es oro"; pero determinadas personas atraen más oro por minuto que otras (futbolistas, actores, artistas...) , y en general, cuanto más oro atraen, menos necesidad tienen de "recircularlo". (Esto es un batiburrillo que escribo sobre la marcha, y no sé muy bien a donde voy a llegar.)

Por tanto, como consecuencia de 2a) y 2b) tenemos que cada vez hay más personas, pero no tanto más oro como más personas, por lo que cada vez a cada persona le correspondería menos oro, con lo que cada día el oro valdría más, de lo contrario cada uno tendríamos menos y seríamos más pobres. Si a esto le unimos lo considerado en 2c), parece que habría incentivos para que las personas que más se lo pudiesen permitir, acumulasen más oro a sabiendas de que se revalorizaría en el futuro, por lo que a efectos prácticos el oro en circulación se reduciría un poco más cada día. El gasto de oro se limitaría a las necesidades más inmediatas, y probablemente toda la estructura económica colapsaría, ¿no?.

@Ocobriga, yo no conozco mucho sobre el patrón oro, pero le doy mi respuesta "lógica" a algunas preguntas.

1) ¿Y no se puede tomar el tipo de cambio en el momento en que se hiciera el cambio (valga la redundancia) al patrón oro? Yendo un poco más allá ¿importa? al fin y al cabo sólo es un valor y los precios ajustarán automáticamente para reflejar el "valor"

2) ¿Los ricos son cada vez más ricos? ¿Y los no ricos cada vez menos ricos? Yo creo que los datos a nivel mundial hablan de lo contrario, de que la brecha ricos / pobres se está estrechando. ¿Es que el dinero "nuevo" cuando se imprime aporta riqueza? Sólo a los que se lo gastan primero, hasta que el resto "se dan cuenta". Si la cantidad de oro es fija ¿por qué se va a revalorizar y cómo? Si siempre hay el mismo siempre valdrá lo mismo, ¿no? Otra cosa es que algunos productos y servicios cambien de precio en función de cambios tecnológicos, oferta y demanda etc.

Yo realmente pienso que lo del patrón oro es una tontería, respecto a que tenga que ser oro. Lo importante es que la masa monetaria sea fija. Un mal sucedáneo es lo del euro :-)

@arturop gracias por sus explicaciones. Creo que el tema viene grande para mis pequeñas entendederas...

1) No le digo yo que no "valga" el cambio, pero en mi cerramiento de miras solamente veo que para hacer el cambio, los bancos centrales tendrían que comprar oro para respaldar sus billetes en circulación, incrementando la demanda de oro y subiendo su precio en el mercado del oro físico existente. Entiendo que al tener que dar respaldo a toda la moneda en circulación (y también la virtual, ¿no? si se cumple el coeficiente de caja 100%) incrementaría la demanda y con ello el precio. Vamos, que creo que la transición sería un poco caótica. Realmente se podría hacer la cuenta de la vieja, si conocemos las reservas de oro mundiales (30.000 toneladas "oficiales", según wiki), y si aceptamos que el dinero en circulación es el 10% del dinero "total" (esto lo dice HDS, nos lo creeemos), sabiendo cuánto dinero existe en circulación en todo el mundo (5 trillons de dollars, según dollardaze), multiplicando x 10, nos daría a cuánto oro toca cada "pavo". Salen unos 50.000 $/onza; unas 35 veces el valor actual. (todo ello si no me he merendado ningún cero)

2) Si somos 6 mil millones y hay 30 mil toneladas, nos tocan a 5 g por habitante. "Supongamos" (y según HDS, suponer es el gran error de los economistas tradicionales, espero no cagarla suponiendo) que el "dinero" estuviese equitativamente repartido. Cada humano tendría 5 g para comer durante toda su vida, pagarse su alojamiento y sus "vicios". Los "modelos" hablan de 10.000 M de habitantes en 2050, es decir, que nos "doblamos" cada 50 años. Es decir, cada 50 años nos "toca" la mitad de oro, es decir, nuestros nietos tendrían que comer y pagarse su alojamiento con 2,5 g de oro, si los precios fuesen constantes, tendrían que aguantarse con menos "vicios"... En caso de que los precios se fuesen adaptando a la nueva situación, equivaldría a una "deflación" del -1,5% anual. No parece mucho, y no sé que dirían los economistas, igual es aceptable, pero a mi me da que el saber que el año que viene las cosas valdrán un 1,5% menos podría reducir el consumo ¿no? y eso lleva a la recesión... No sé, estos temas filosóficos que elaboro cogidos con pinzas no me convencen... Me siento como el bebé que intenta meter la ficha rendonda en el agujero cuadrado...

@Ocobriga, esto de las entendederas siempre es relativo. Por ejemplo fíjese cómo ha pensado Vd. mucho más allá que yo :-)

1) Evidentemente el procedimiento que "pensé" no funcionaría por lo que dice Vd. Sería más eficaz en vez de patrón oro decir "no se imprimen más billetes". Otra opción sería calcular el cambio en función de las reservas existentes, para no tener que comprar más, pero eso probablemente supondría subestimar el precio del oro y probablemente provocaría una devaluación bestial en la moneda. Que más o menos es lo mismo que liarse a comprar oro pero al revés, entiendo. También se plantea el interesante problema de cómo se relaciona alguien que está en el patrón oro con otros países / areas monetarias que siguen en moneda fiduciaria. A ver quién les vende en su divisa...

2) Su razonamiento sobre la parte alícuota del oro se podría aplicar a la moneda también, ¿no? La diferencia fundamental es que si los emisores no pueden generar más moneda y suponemos que no pueden expropiar ni la moneda fijada al oro ni el oro en sí, ¿qué les queda para seguir gastando? ¿Qué sentido tiene que alguien se siente en una montaña de oro? ¿Por qué no lo va a querer poner en circulación, consumir, contratar servicios? El punto flaco que me queda es la inversión. Si yo tengo muchísimo oro ya, para qué quiero invertir, si cada vez hay menos que ganar... En un mundo de masa monetaria en expansión acaparar más tiene la razón de ser de intentar mantener el poder adquisitivo. No se, creo que buenas cuestiones aunque seguro que alguien tiene sus respuestas :-)

@arturop, creo que esta viene siendo la conversación más "profunda y filosófica" que he mantenido en unience...

1) El "no se imprimen más billetes" sería sin duda la solución más práctica. Reflexionando sobre el tema y a efectos prácticos, creo que haya o no oro de por medio, intuyo que no arreglaría el problema de fondo, al menos a largo plazo. Supongo que, llegado el momento siempre surgirá algún "iluminado" que por causas de "fuerza mayor" (guerra, catástrofe, invasión alienígena o aparición mariana) encontrará la excusa perfecta para volver a encender el "maquinillo". Con o sin oro de por medio, entiendo que todo va de forma "electrónica", con lo que hecha la ley, hecha la trampa. Esto es impresión mía, no se basa en criterios técnicos. Yo creo que lo lleva el ser humano en el adn. 

2) Si, el razonamiento sería el mismo. Básicamente, si con el tiempo de todo hay más, salvo de dinero, entiendo que los precios "absolutos" tenderían a bajar, lo que no tengo claro es si esto afectaría a nuestros hábitos de consumo o sería irrelevante. Mi razonamiento es que la inflación es un "incentivo" para la inversión. Si la inflación es negativa, es posible que la falta de incentivos para la inversión repercutiría en que se ralentice la evolución tecnológica por falta de financiación. Sería como si la inflación de ahora sirviese para "movernos". Por el contrario, si el dinero en el colchón generase beneficios... para qué arriesgarlo. (el problema de este razonamiento es que a día de hoy la gente ya tiene el dinero en el colchón a pesar de perder la inflación año a año, por lo que podría ser que la motivación para invertir tuviese otros orígenes, al menos en España). No sé, esto me viene grande!

Lo de la inflación como incentivo para la inversión es como la Reina Roja en Alicia en el País de las Maravillas. Yo no le veo la ventaja la verdad. Prefiero que haya inflación 0 o incluso deflación, probablemente será ignorancia mía, pero, ¿cuál es el problema con que las cosas cada vez valgan menos? Realmente se necesitaría que el ROI esperado fuera todavía mayor para compensar arriesgar el dinero, pero eso simplemente orientaría el capital hacia lo que fuera lo suficientemente rentable.

No se, lo de la carrera de invertir simplemente para quedarme como estoy me parece algo estúpido y burbujil.

Probablemente tenga ud razón, lo que yo decía era una mera intuición que ni a mi me convencía demasiado, seguramente me influencian las opiniones catastrofistas que se suelen leer acerca de la deflación. 

En mi lista de pendientes tengo el curso en video del profesor HdS, así que espero poder opinar en el futuro acerca del tema con un poco más de base científica...

 Comentar

Últimos artículos del blog de secuoya23

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5