Un split (desdoblamiento del valor y número de acciones) es una operación poco frecuente de las empresas que cotizan en bolsa. Se realiza con un objetivo primordial: aumentar la liquidez de una acción para que los accionistas puedan comprarla y venderla con mayor facilidad. Sin embargo, en el caso de Abengoa, parece ser justo al revés. ¿Qué es un split? ¿En qué consiste? ¿Cómo te afecta si eres accionista? Veamos algunas claves.

La compañía sevillana celebrará una Junta General de Accionistas extraordinaria el próximo 2 de octubre para votar un split de sus acciones A y B en una proporción de 10 nuevos títulos de Abengoa por cada 1 antiguo.

La reunión surge a petición de sus antiguos accionistas mayoritarios -hoy, minoritarios- con un claro objetivo contra la naturaleza de un split: seguir sin cotizar. Sus acciones de tipo B están bloqueadas en 0,01 euros desde julio de 2017, tres meses después de que la macroampliación de capital que le llevó a emitir 17.800 millones de títulos para salvarse de la quiebra. 

El movimiento ‘contra natura’ de Abengoa se propone después de que la Bolsa española haya iniciado el proceso para bajar el precio mínimo de cotización desde los 0,01 euros actuales a 0,001 euros.  El cambio de suelo bursátil está en pruebas desde el 6 de agosto y será oficial el próximo 28 de septiembre. 

En un hecho relevante posterior, la CNMV ha instado a Abengoa que evite realizar un split o desdoblamiento de sus acciones ya que incurriría en un supuesto de manipulación de mercado. Dicho de otro modo, el supervisor no quiere ver un split ni en pintura en esta empresa porque su ejecución va contra la propia naturaleza del desdoblamiento de acciones.

¿Quién ha solicitado el split y por qué?

 

Inversión Corporativa IC, Finarpisa y Dña. Blanca de Porres Guardiola, accionistas titulares del 3% de Abengoa, han solicitado al consejo de administración de Abengoa que convoque la junta extraordinaria y someta a votación esta medida, además de pedir que se suspenda la cotización de la empresa en bolsa hasta que se ejecute la operación.

Las sociedades bajo la órbita de la familia Benjumea temen un nuevo desplome en la cotización de la compañía si vuelven a cotizar. El objetivo del split sería bajar Abengoa sin que sus acciones coticen, nadie pueda venderlas y estas pierdan valor.

Por tanto, se trata de un split dirigido a mantener la iliquidez en el valor en lugar de fomentarla, que la razón de existencia de los splits. En realidad, la recomendación de los reguladores (CNMV y BME) es hacer la operación contraria: un contrasplit o agrupamiento del valor de las acciones. El supervisor ya ha advertido a la compañía de las consecuencias negativas que puede afrontar si lo hace, por ejemplo, la exclusión de bolsa.

El consejo de administración que lidera Gonzalo Urquijo y del que forma parte el exministro Josep Piqué ha comunicado publicamente su malestar con la inclusión de la votación del split en el orden del día. De hecho, insta a los accionistas a votar en contra de la medida y advierte que emprenderá acciones legales si sale adelante el split. De hecho, el órgano de gobierno de Abengoa recuerda que su propuesta de 2017 fue la operación inversa: un contrasplit.

¿Qué es un split y cómo afecta al accionista?

 

Un split tiene un efecto neutro en el accionariado y valor de una empresa. Se reduce el valor nominal de los títulos y se aumenta su número en la misma proporción. Un ejemplo: una empresa cotiza a 100 euros en bolsa y tiene 10 millones de acciones en circulación. Su capitalización es de 1.000 millones. Si realiza un split de 10 por 1, su cotización pasará a 10 euros y su número de acciones será de 100 millones.

En el caso de Abengoa, sus acciones de tipo B cotizaron por última vez en 0,01 euros en el verano de 2017, aunque el desequilibrio entre oferta y demanda hace que no puedan ir más abajo por las normas de la Bolsa española. La compañía de ingeniería tiene 17.932 millones de acciones en circulación que, a ese precio, le dan un valor en bolsa de 179 millones de euros.

Con un split de 10 por 1, Abengoa pasaría a tener 179.320 millones de títulos a 0,001 euros cada uno, de modo que mantendría ese valor de 179 millones de euros. Para el accionista actual de Abengoa nada cambiará si se realiza el split de sus acciones. Bajará su precio, tendrá más acciones, pero seguirá sin poder venderlas y los potenciales nuevos inversores en la compañía tampoco podrán comprarlas.

 

Urbas, Vertice, Duro... Las otras 'abengoas'

 

Sin embargo, si no lo realiza, la cotización de la ingeniería podrá negociarse a partir del 28 de septiembre por debajo de un céntimo y hasta un límite de 0,001 euros. En la misma situación que la compañía sevillana se encuentran otras dos empresas: la productora audiovisual Vertice 360 y la inmobiliaria Urbas.

Sus cotizaciones están atascadas en 0,01 euros con riesgo de seguir cayendo con el nuevo suelo de 0,001 euros que regirá en la Bolsa española a partir del próximo 28 de septiembre. En riesgo de colocarse en esta situación estaría Duro Felguera, que acaba de reestructurar su capital con una emisión de acciones que le ha llevado a cotizar en 0,027 euros.

¿Qué fondos tienen una acción?: