A la hora de invertir en bolsa, es fundamental gestionar las incertidumbres. Mantenerse frío cuando los mercados son azotados por noticias negativas, que en muchas ocasiones no lo son tanto. Nos hemos enfrentado al Ébola, los atentados de París, las amenazas de Corea del Norte, los miedos a una nueva recesión económica mundial, el Brexit, una guerra comercial entre dos potencias mundiales…etc. Y los mercados superaron todos estos momentos de indecisión, con gran parte de los índices bursátiles alcanzando máximos. Este nuevo año lo hemos comenzado bajo el pánico creado por el Coronavirus en China. Si bien es cierto, que no conocemos su verdadero alcance, debemos poner los datos en perspectiva y analizar qué compañías se han visto sobre penalizadas, para encontrar oportunidades de inversión. Si somos inversores en renta variable, debemos serlo porque estamos convencidos de los beneficios de invertir en este tipo de activo, a largo plazo, y sin asustarnos por momentos puntuales de caídas. Como ahorradores, seguramente nos preguntemos si podemos perder gran parte de nuestra inversión por las noticias que desde el país asiático nos llegan, pero manteniendo nuestra inversión, de forma diversificada y global, lo más seguro es que nos beneficiemos del rebote que venga cuando la incertidumbre se despeje. En 2003, con la crisis del virus SARS, al acabar el año las bolsas asiáticas  (sin incluir Japón) habían subido más del 50%.

 

Pedro Lacambra Prieto

Responsable Renta Variable y Arquitectura Abierta
Gestor de Fondos de Inversión

Ibercaja Gestión