Durante los últimos meses, distintos focos de incertidumbre han ido levantando en los mercados financieros un “muro de preocupaciones” que, comúnmente, representa la inquietud que una acumulación de noticias negativas crea en los mercados. La habilidad que, hasta el momento, han tenido los mercados para escalar tal muro se debe a la confianza de los agentes de mercado en que estos problemas se resolverán en algún momento. Actualmente, el citado muro está construido sobre la base de la guerra comercial entre USA y China, las curvas de tipos invertidas,  la ralentización económica China, las protestas en Hong Kong, la caída de beneficios empresariales, el Brexit, la política fiscal italiana, los acontecimientos políticos en Argentina, las políticas monetarias de los Bancos Centrales, la deuda de los estados y las elecciones americanas de 2020.  El agua que rellena la cantimplora durante esta travesía son las políticas acomodaticias de los bancos centrales, con la Reserva Federal bajando tipos y los rumores de que el Banco Central Europeo podría en septiembre anunciar un nuevo paquete de estímulos. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué hay más allá del muro? ¿Un ciclo económico más extenso de lo normal o una nueva recesión económica? Ante la duda, deberíamos mantener la diversificación y la exposición a inversiones defensivas, apostando por inversiones que ofrezcan crecimiento e ingresos, más atractivas en el entorno actual de bajo crecimiento y bajos rendimientos.

 

 

Pedro Lacambra Prieto

Gestor de fondos de inversión

Ibercaja Gestión