Renta 4 Gestora
Renta 4 Gestora
'Tecnología, ¿Burbuja u oportunidad?', por Celso Otero

'Tecnología, ¿Burbuja u oportunidad?', por Celso Otero

2
Me gusta
1
Comentar
Guardar
  • Actualmente existen muchas voces que hablan de una posible burbuja en el sector tecnológico

 

 

Por Celso Otero García

Tecnología ¿Burbuja u oportunidad?

Actualmente existen muchas voces que hablan de una posible burbuja en el sector tecnológico como la que vimos en el año 2000, a continuación, veremos cómo de cierta es dicha afirmación tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo.

En primer lugar, cabe la pena recordar que cuando nosotros compramos cualquier activo, sea unas acciones, una vivienda o unos bonos, estamos comprando los beneficios futuros que nos va a ofrecer, no los pasados. En algunos casos podremos mirar al pasado para tener una referencia, pero tenemos que analizar si lo que sucedió en años pasados puede volver a suceder en los años venideros.

Seguro que habrá muchas voces diciendo que hay grandes oportunidades invirtiendo en algunos sectores, que nosotros vemos perdedores, ya que están muy baratos, que tienen un “PER” muy bajo y que sus carteras ofrecen potenciales de revalorización elevadísimos. Todas esas historias me suenan a las soluciones mágicas o “crecepelos” que se vendían de forma ambulante con el carro de caballos a mediados del siglo XIX. Por poner algún ejemplo, si miramos el PER de compañías del Ibex hace cinco años, vemos que Almirall tenía un per de 5,3x (sale de dividir los beneficios por acción entre el precio de cotización 13.75/2.59) el retorno en precios de la compañía de 2014 a 2019 ha sido del 6.47%. En el otro lado teníamos compañías como Inditex que tenía un PER de 31x (23.70/0.7063) En esos 5 años la compañía se revalorizó un 32.6%. En ambos casos sin contar dividendos. Por tanto, el PER por sí mismo nos dice poco sobre el retorno futuro de una inversión.

Cuando uno analiza un sector disruptivo, que está cambiando las reglas del juego, el análisis de cómo funcionaba la industria que está siendo disrumpida en muchos casos carece de sentido. Por poner un ejemplo, cuando se popularizó el automóvil a mediados de los años 20 del siglo pasado, las dinámicas de trasporte y hábitos de movilidad de las personas cambiaron de forma radical. Lo mismo sucedió con la revolución industrial, y con muchas otras revoluciones que hemos vivido a lo largo de la historia.

Debemos tener claro que, si queremos invertir, tendremos que ir a las empresas donde exista crecimiento, en las que veremos mejorar sus márgenes y crecer sus beneficios. Por el contrario, las empresas que decrecen se enfrentan a una batalla infinita de reducción de costes y empeoramiento de márgenes y veremos cómo su beneficio va menguando año tras año. Y la historia que siempre nos venden es el cambio que va a tener la compañía, como se va a adaptar a las nuevas tecnologías, pero esa adaptación se realiza con una “mochila” de costes pasados.

Cuando pensamos en tecnología, nosotros creemos firmemente que estamos en el minuto 5 de partido, para saber dónde nos encontramos podemos reflexionar en las siguientes cuestiones:

  • ¿Dentro de 10 años globalmente se comprará de forma online más o menos que hoy?
  • ¿Se teletrabajará más o menos que hoy?
  • ¿Se usará más contenido a la carta que hoy?
  • ¿La movilidad será más o menos limpia que hoy?
  • ¿Se usarán más o menos medidas de ayuda a la conducción que hoy?
  • ¿Habrá más o menos personas con acceso a conocimiento que hoy?
  •  …

La lista de preguntas puede ser infinita y vemos todo lo que les queda por crecer a las tecnologías actuales, así como a otras que están por aparecer y democratizar. Solo tenemos que pensar que el primer teléfono inteligente se lanzó hace solo 13 años.

El sector no es ajeno a las disrupciones tecnológicas, un ejemplo de ello es el sector bancario, donde podemos ver una comparativa de las ventas por empleados del sector bancario tradicional con los nuevos modelos de negocios de empresas situándose en esos segmentos.

Tecnología ¿Burbuja u oportunidad?

Asimismo, la tecnología tiene otras grandes virtudes desde el punto de vista de la inversión, una de ellas es la rapidez con la que las compañías líderes crean rápidamente monopolios naturales. El consumidor al tener todas las opciones al alcance de la mano, va a la mejor, por eso rápidamente destaca el mejor, lo que le permite a la compañía crecer de una forma rápida y con una gran rentabilidad en ese crecimiento.

Ya está bien de hablar de virtudes de las compañías, ya que por muy virtuosa que sea una compañía puede estar en una valoración tan elevada que deje sin retorno potencial a los inversores actuales. Por tanto, centrémonos ahora en los números.

En primer lugar, tenemos que diferenciar entre beneficio que generan y caja que generan, son cosas muy distintas, ya que una compañía cuando crece y sigue teniendo segmentos donde quiere seguir creciendo y abarcando nuevos mercados suele invertir todo lo posible para poder seguir siendo la numero uno. Por ello el primer análisis que vamos a realizar es comparar el Flujo de caja libre que generan las compañías, es decir, la caja que tienen después de realizar sus inversiones y demás en comparación con la valoración total de la compañía, en esta incluimos deuda. La comparación la realizaremos sobre las principales compañías de tecnología frente a las principales compañías de cada sector.

En la tabla que se muestra podemos ver que las principales tecnológicas mundiales están ofreciendo una rentabilidad del 3.2% de media sobre el flujo de caja, se espera que crezcan sus ventas de media a una tasa anualizada del 16.8% durante los próximos 3 años y actualmente tienen en caja 1.1x el EBITDA que generan. Por el contrario, las 50 principales compañías de otros sectores están ofreciendo una rentabilidad del 2.9% de media sobre el flujo de caja, se espera que sus ventas crezcan de media un 2.4% durante los próximos 3 años y deben 2.1x el EBITDA que generan.

Tecnología ¿Burbuja u oportunidad?

Yo personalmente después de ver los números prefiero quedarme en tecnología, por mucho que la cotización de otros sectores lo esté haciendo peor. Muchas veces pensamos que vamos a esperar a una oportunidad para poder invertir en tecnología a unos precios más atractivos, pero solo quiero que reflexionen que cuantos han aprovechado una de las mayores oportunidades que nos ha dado el mercado hace solo unos meses. No podemos esperar comprar en el mínimo y vender en el máximo, lo que si podemos hacer es estar invirtiendo siempre en aquellas compañías que van a seguir creciendo y saber que en todo camino existen altibajos, pero existen empresas que salen reforzadas de esas situaciones y empresas que se hunden.

El mundo de la inversión no es ajeno a la revolución tecnológica que está surgiendo en todos los sectores, por ello un aspecto diferencial de Renta 4 Megatendencias Tecnología es que además de ser un fondo de tecnología, también usa la tecnología para invertir, combinándola con toda la experiencia y análisis tradicional para lograr unos mejores retornos de cara al medio largo plazo.

Este artículo se ha publicado originalmente en el blog El color de los mercados, en Cinco Días.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User