Invertir en tiempos de incertidumbre

Invertir en tiempos de incertidumbre

En estos últimos meses, los mercados han sufrido mucha volatilidad con grandes caídas de las mayores bolsas del mundo. Los inversores no asesorados suelen entrar en pánico y venden sus posiciones con la respectiva pérdida de valor de su dinero o aguantan la inversión sin ningún tipo de estrategia sufriendo mentalmente mientras se recuperan los mercados.

Desde mi punto de vista, esta conducta viene motivada por una gran incultura financiera y una falta de alguien que guíe a esas personas para que puedan sacar rendimiento a su dinero. Es por ello, que la figura del asesor financiero es tan importante como profesional de apoyo, al igual que si alguien tiene problemas de salud o jurídicos, acuden a un médico o a un abogado. Lo más importante en el mundo de los mercados financieros es tener claro el horizonte temporal al que invertimos y tener una estrategia que haga que, indepentientemente de cómo el mercado fluctúe en el corto plazo, podamos sacar rédito tanto a subidas como a bajadas (situación actual).

Para esta estrategia, hay que analizar qué tipo de inversor eres. En el caso de los inversores con poco patrimonio acumulado, pero que quieren crear una cartera en el largo plazo, lo mejor es invertir periódicamente una cantidad siempre, promediando en el tiempo para que el precio medio de compra sea menor (en momentos de caída se compra más barato) y guardar una parte de ese ahorro para cuando haya una gran bajada de los mercados (COVID, guerra Rusia - Ucrania,...). En el caso de inversores que ya tienen un patrimonio elevado y no saben qué hacer con él, la mejor estrategia es tener una cartera diversificada, con parte en renta variable y parte en renta fija (el porcentaje dependerá del nivel de riesgo de cada inversor). La idea es modificar la cartera puntualmente cuando los mercados suban o bajen mucho. De esta manera, en el caso actual, el inversor pasaría parte de su cartera en renta fija (que tiene poca volatilidad) a la parte de renta variable (que ha bajado mucho y así aprovecha para comprar más barato y hacer que el momento de recuperación sea mucho menor). Si siguieran las bajadas, seguiría pasando de renta fija a renta variable. En caso contrario, cuando los mercados suben mucho, se consolidan los beneficios de la renta variable en la renta fija, para que en el momento de bajada no sufra tanto la cartera, es una especie de balanza que se va moviendo al contrario del mercado. Evidentemente para que ello funcione, como dije al principio, es necesario tener un horizonte temporal adecuado y diversificar.

Para concluir, es crucial que las personas que están invirtiendo, o que quieren entrar en el mundo de la inversión, se apoyen en un profesional que les ayude a poder conseguir resultados en el largo plazo gracias a una buena estrategia, como  la que he comentado. Esto hará que estos tiempos de incertidumbre en los que vivimos (que no serán ni los primeros ni los últimos) los vean como una oportunidad para conseguir rentabilizar su dinero, en lugar de pasar malos momentos de angustia y acabar saliendo en pérdidas.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User