Cuando hablamos de fondos de inversión, en España solemos hablar de los llamados "de acumulación", que no pagan dividendos, en los que sólo realizas las ganancias si vendes tus participaciones. Sin embargo, ante la caída en desgracia del tipo de interés en los depósitos, hay un grupo de inversores ávidos de encontrar productos de inversión que les reporten periódicamente unos ingresos. Y aquí pueden encajar los fondos de rentas.

Voy a contar en este post de qué se tratan, así como sus ventajas e inconvenientes. Intentaré hacerlo de un modo muy sencillo, pero si algo no se entiende, preguntad.

 

- ¿Qué son los fondos de rentas?

Se trata de fondos de inversión como los de toda la vida, que invierten en los mismos activos de los tradicionales, pero que pagan una renta, una especie de dividendo, con determinada frecuencia. Sería como los dividendos en el caso de la inversión en bolsa. 

Como digo, dependiendo de la categoría del fondo de rentas, puede invertir en acciones, bonos o derivados, aunque puede tener alguna estrategia específica más enfocada a reducir volatilidad y aumentar las rentas que recibe el propio fondo con sus inversiones.
 

- ¿Son un producto nuevo?

No, son muy habituales en otros mercados como los anglosajones desde siempre, pero en España nunca han sido muy populares debido a la peor fiscalidad que aplica sobre esas rentas. 

 

- ¿Son equivalentes a los depósitos?

No, son productos totalmente distintos. Sólo se parecen en que pagan rentas periódicas. La diferencia más obvia es que en los depósitos le estás 'prestando' dinero al banco, que a cambio te paga un tipo de interés. Si el banco quiebra, hasta 100.000 euros están teóricamente garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos. En los fondos, el dinero que pones se invierte en acciones o bonos de compañías o estados (o en derivados, depende del fondo), por lo tanto, no está en el balance de ningún banco. Lógicamente, no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos. 

Tampoco se parece desde luego en el riesgo. En el depósito el mayor riesgo es que el banco quiebre y no te pueda dar el dinero que depositaste (100.000 están cubiertos por el Fogade), mientras que en el fondo el riesgo es que las acciones o bonos en los que invierten vean caer su precio.
 

- ¿La renta está garantizada?

No, es una renta objetivo, pero no garantizada. Si las acciones o bonos en los que invierte el fondo van peor de lo que esperaba el gestor o, por ejemplo, muchas compañías retiran el dividendo, quizá el fondo no pueda comprometer la renta objetivo.
 

- ¿Cuánta renta pagan?

Depende del fondo. Los hay de renta fija que pagan menores cupones y de renta variable emergente que tienen como objetivo rentas mayores, pasando por toda la gama de grises, como los fondos de rentas especializados en compañías con altos dividendos.


- ¿Qué periodicidad tienen las rentas?

Depende, de nuevo. Algunos pagan renta mensual, otros trimestral y otros anual... Hay que mirarlo bien antes de contratarlo.
 

- ¿Cómo se pagan las rentas?

De nuevo, depende. Algunos pagan directamente en efectivo, mientras que otros lo hacen en especie, como nuevas participaciones del fondo que otorgan a cada inversor.

 

- ¿Hay algún mínimo?

Puede ser que en algunos fondos sólo se pague la renta en efectivo si inviertes determinado volumen de dinero en el producto. Importante leer bien la documentación o preguntar al asesor antes de contratarlo.
 

- ¿Qué pasa con el valor liquidativo del fondo cuando se paga la renta?

Igual que en las acciones, el valor liquidativo 'se ajusta' tras el pago. Imaginemos que un fondo que 'cotiza' a 10 euros paga un 1 euro de renta trimestral hoy, pues el euro se ingresaría en cuenta y el precio de cada participación bajaría a 9 euros.

Por eso, si miramos los datos de rentabilidad de un fondo en su clase de distribución y de acumulación, la clase de distribución siempre parecerá en la tabla como 'menos rentable'. La diferencia entre una y otra debería ser cercana al cupón anualizado que se ha pagado en el periodo.
 

- ¿Cuáles son sus desventajas?

La fiscalidad. Si la renta se abona como pago en efectivo se paga entre un 21% y un 27%, en función de lo recibido. Y no hay exención para los primeros 1.500 euros como sí sucede con los dividendos.

Si la renta se abona vía venta forzada de participaciones y éstas tienen menos de un año de antigüedad, se paga a tipo marginal de cada contribuyente, como dice Fernanp en los comentarios, por las plusvalías obtenidas en esas participaciones vendidas (con criterio FIFO). Si las que en las renta más altas en algunas comunidades supera el 50%.

 

- ¿Por qué elegir un fondo de distribución frente a su clase de acumulación?

Si su fiscalidad es peor, ¿por qué elegirlos? Por el deseo de obtener rentas periódicas. Esa es su mayor ventaja y su diferencia. De no tener necesidad de rentas, lo más eficiente fiscalmente es buscar la clase de acumulación que casi seguro tendrá ese mismo fondo.

 

Próximamente haré otro post comentando fondos concretos especializados en rentas que lo están haciendo bien por categorías y que están alcanzando sus objetivos de rentas.

Si tenéis dudas... ¡A preguntarlas!