Las noticias sobre la guerra comercial entre EE. UU. y China, las sanciones, las protestas y el debate en torno a la desaceleración económica son sólo algunas de las historias que han marcado 2019. De esta manera, tal y como explica Alejandro Arévalo, Gestor del área de Deuda Emergente de Jupiter, en este vídeo, los indicadores fundamentales se impondrán en 2020. En un año en el que el camino estará marcado por algún que otro sobresalto y dónde veremos regresar a la volatilidad. 

Aprovechar la diversidad económica y política que existe en el universo de la deuda de los mercados emergentes será clave para afrontar la desaceleración económica de 2020. 

¿Cómo posicionarse de cara a 2020? Nuestra intención es ser más defensivos desde una óptica estratégica en nuestro enfoque de inversión, apostando por un grupo diversificado de países y empresas que pueden destacar en un entorno más complejo. De hecho, nuestro universo de inversión está formado por 83 países. Aunque muchos podrían verse afectados por una desaceleración más amplia, estos 83 países no se encuentran todos en el mismo punto del ciclo y muchos podrían aguantar a pesar de que la mayor economía del mundo entre en recesión en 2020 o 2021.

Seguimos siendo cautos e intentamos no dejarnos llevar únicamente por el carry. En su lugar, nos centramos en perfiles con fundamentales sólidos en los que merece la pena invertir incluso cuando el panorama económico no es halagüeño. Con esta previsión en mente, estamos apartándonos de las economías emergentes que dependen en gran medida del comercio para centrarnos en países más pequeños que poseen coyunturas macroeconómicas más favorables, un consumo interno resistente y margen que nos permita aportar valor y obtener una remuneración adecuada por el riesgo.

Los países que nos gustan de cara a 2020 son los que no suelen aparecer en el radar. Por ejemplo, Guatemala suele pasarse por alto, pero se caracteriza por su estabilidad política, mientras que las empresas que emiten deuda en este país suelen ser líderes de sus mercados. El año pasado, cuando todo lo demás caía con fuerza, estas empresas batieron al conjunto del mercado. Otro ejemplo es Kazajstán, que enfocamos como una apuesta por Rusia, pero con diferenciales más baratos y sin un elevado riesgo de sanciones.