A la hora de invertir en bolsa las emociones juegan un papel fundamental en la cartera de los inversores y en ocasiones son capaces de jugarnos una mala pasada. Históricamente, el pánico se ha apoderado de los mercados en episodios como el Crash de 1929, la crisis energética de los 70, el lunes negro del 87, la guerra de Irak, la burbuja puntocom, los atentados del 11 de septiembre o el estallido de la crisis subprime. Pero... ¿qué tienen en común todos ellos?

En este vídeo, iniciativa de JP Morgan Asset management y Finect, veremos la importancia de mantenerse invertido y el poder de tener de nuestro lado el largo plazo. Además, podréis descubrir la rentabilidad obtenida si cualquier inversor se hubiera mantenido invertido todo el tiempo y cuál habría sido el impacto en cartera al perderse algunos de los mejores días del mercado.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?: