Esta mañana @Abante ha celebrado un desayuno en el que Santiago Satrústegui, presidente y Joaquín Casasús, director general han comentado el actual entorno de inversión y los nuevos proyectos a los que se enfrenta la compañía. 

Entre los nuevos proyectos de la firma, me ha llamado bastante la atención el lanzamiento de Abante Quant Value Small Caps, un fondo de inversión de renta variable global que utiliza técnicas cuantitativas para aprovechar las anomalías del mercado. El fondo estará gestionado por el astrofísico Narciso Benítez, que a través del uso de un algoritmo propio combina la selección de acciones value con momentum.

La estrategia del fondo se basa en la selección de pequeñas compañías mediante un algoritmo que mide treinta parámetros, con el fin de detectar dos de las principales anomalías del mercado (value y momentum).

El gestor es científico en excedencia del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), situándose dentro del top 10 de astrofísicos por índice de Hirsch. Se sacó la carrera de física en Moscú dónde aprendió ruso y a día de hoy es uno de los aproximadamente 30 traductores jurados de ruso españoles.

Santiago Satrústegui comentaba: "A lo largo de estos últimos 15 años nos hemos encontrado con algún gestor que hace cosas distintas e interesantes. En muchos de los casos eran gestores en los que ya estábamos invirtiendo y hemos encontrado que podría ser interesante que siguieran gestionando sus carteras pero bajo el paraguas y el apoyo de Abante. Creemos que Txitxo Benítez es un gestor que tiene muchísima proyección y que necesita un periodo de incubación para que pueda replicar a mayor escala lo que ha hecho hasta ahora”. 

Y es que Benítez decidió en el año 2004 vender su casa y dedicarse a invertir. Como a todos lo inversores en una primera etapa le fue mal y más durante la crisis de 2008. Por ello decidió utilizar sus conocimientos científicos para desarrollar un sistema cuantitativo de inversión que aplicaría a su propia cartera. Desde enero de 2013 hasta hoy ha conseguido batir al índice obteniendo una rentabilidad anualizada del 34,6%, con un nivel de volatilidad inferior un 10,12% medida en euros frente al 12,90% del índice. 

Por su parte, Benítez explica que la idea detrás del sistema es “utilizar la sofisticación matemática justa” y le sirve para “analizar 45 indicadores de 12.000 compañías en los principales mercados mundiales -excepto China-, de las que solo el 1% se consideran oportunidades de compra”. El fondo tendrá en cartera, de media, unas 50 compañías y, por definición, “se va a separar del índice de referencia (MSCI World Total)”. 

El fondo se empezará a comercializar la semana que viene con un techo de inversión de 10 millones de euros ya que tal y como comentaba Santiago Satrústegui "tiene mucho sentido limitar la cuantía para ver si el sistema funciona dentro de un producto regulado". La inversión mínima será de una participación con una comisión de gestión del 1,35% y de éxito del 9% (aunque el folleto del fondo aún está pendiente de ser aprobado por la CNMV).

Según las palabras del gestor “Cuando trabajas en misiones espaciales, que implican un enorme desembolso económico y, además, pones en riesgo la vida de personas extraordinarias, el grado de responsabilidad y de presión es enorme. Y esa es una lección que no se olvida”.

Además la gestora presentaba hace unas semanas una nueva gama de fondos índice, compuesta por dos nuevos productos con comisiones de gestión del 1% y del 9% sobre resultados. Estos fondos disponen de una clase "clean" en el que la comisión de gestión será del 0,5% para aquellos partícipes que ya cuenten con asesoramiento financiero demostrable. De esta manera Abante separa el pago del asesoramiento financiero del de gestión.

Seguiremos de cerca estas nuevas iniciativas y analizaremos los resultados obtenidos por cada uno de estos productos.