“Llevo desde 2017 interesándome por la inversión y el ahorro. He leído mucho; la teoría me la sé pero, cuando llegan momentos de pánico bursátil y el ruido es estremecedor, comienzo a darle vueltas a mi estrategia. ¿Realmente estoy invirtiendo bien?

Al invertir se busca superar la rentabilidad del mercado. Pero si ya es complicado, la gestión de nuestras propias emociones lo complica aún más. Al igual que este usuario, muchos inversores se preguntan lo mismo: ¿cómo saber aguantar los vaivenes del mercado si eres un inversor? Especialmente los que siguen la filosofía value, que atraviesan uno de los momentos históricos de peor comportamiento relativo frente al mercado, como mostraban con este gráfico desde Cobas en su última carta trimestral

La teoría de este estilo de inversión implica salirse del rebaño de los índices y buscar ideas de inversión en sectores que sean poco atractivos para la mayoría. Invertir en empresas con valoraciones baratas, que puedan atravesar algún problema temporal y en las que el resto no ve una oportunidad.

“Es muy complicado llevar la contraria al mercado, por lo que si estás invertido en compañías infraponderadas, hay que entender por qué el mercado las está penalizando y, a través de un profundo análisis, entender si estas razones son coyunturales o estructurales”, explican desde Lift Investment Advisor.

Análisis: el gran diferenciador

Una vez que se conocen los sectores en los que se quiere invertir, el siguiente paso es identificar cuáles son las empresas que realmente están infravaloradas y presentan un potencial de revalorización elevado. 

Para ello, hay que evaluar la calidad del negocio, la fortaleza de sus finanzas y el cambio estructural del nicho donde opera. “Haber realizado un análisis previo diligente, exhaustivo y considerando un ciclo económico completo, facilitará nuestra decisión. Además, independientemente de la filosofía de gestión de cada uno, lo más relevante es siempre el análisis y no creernos valedores de la verdad absoluta. Así evitamos, en mayor medida, que se nos escapen oportunidades claras de inversión”, explican desde Solventis. 

Largo plazo y convicción: tus aliados

En el caso real que presentábamos al comienzo de este artículo, el inversor afirmaba que cuando llegan momentos de pánico bursátil y el ruido es estremecedor, comienza a replantearse toda su estrategia. Las dudas se disparan. 

Sin duda, en la inversión value, nuestro mejor aliado es el tiempo. Los gestores defienden que, si se ha realizado bien el análisis, , tarde o temprano el mercado reconocerá ese valor oculto y la compañía acabará reflejando su valor real, pero esto puede durar años.

“La mejor técnica de evasión del ruido es invertir a largo plazo dinero que no vas a necesitar en el corto. En resumen: comprar buenas compañías sin sobrepagar y esperar sin obsesionarte con la volatilidad. El estilo value clásico (comprar duros a pesetas) es realmente duro y sacrificado, en donde el tiempo, tu principal aliado, puede convertirse en tu peor enemigo si decides invertir en compañías baratas pero con problemas coyunturales”, comentan desde Imantia Capital. 

Otro punto a tener en cuenta es confiar en las decisiones tomadas, a pesar de los fases negativas en las cotizaciones. “No es muy recomendable mover mucho la cartera, ya que si lo haces con frecuencia podrías perderte las mejores jornadas de bolsa, que son pocas a lo largo del ejercicio. Si te pasas los días mirando tus posiciones, te vas a volver loco”, afirman desde Merchbanc.

Keep calm: no te dejes llevar por las emociones

Por último, en toda estrategia de inversión, y por supuesto también en el estilo value, hay que tener un marco de toma de decisiones coherentes, es decir, intentar evitar las valoraciones subjetivas o ligadas a las emociones. Esta es una de las tareas más difíciles a la hora de invertir, por eso, lo más valiente es dejarse aconsejar por un experto que tenga experiencia en capear tormentas bursátiles. 

“Ante situaciones de volatilidad, la reacción más habitual del ser humano es huir o en este caso vender la totalidad de la posición. Luego están los más osados que automáticamente doblan su posición, ya que entienden que hoy pueden comprar un 15% más barato que ayer”, explican desde Solventis. “En esas situaciones nosotros reflexionamos con calma. Aunque sea complicado,  debes asimilar  que estas situaciones son parte de la inversión a largo plazo”, añaden desde Solventis.