Anabel Laín, Gestora de Fondos de Inversión de Ibercaja, repasa los últimos acontecimientos de mercado y qué nos depararán estos últimos meses del año en una colaboración con la revista Inversión y Finanzas.

 

El Euro se ha convertido en un lastre para las bolsas europeas desde mayo, al contrario de lo que ha ocurrido en Estados Unidos. ¿Prevén que esta situación se mantenga en los últimos meses del año?

Durante los meses de verano la bolsa europea se deslizó hasta llegar a perder a fin de agosto un 6% desde de los máximos de mayo, aunque a partir de entonces ha recuperado casi un 4%. Mientras tanto el euro se ha apreciado alrededor de un 10% frente al dólar suscitando dudas acerca del crecimiento en la eurozona.

Sin embargo, los últimos datos macroeconómicos no sugieren debilidad e incluso hay signos de mejora en la demanda de crédito. Es más, la previsión de PIB de la Eurozona para 2017 se ha retocado al alza hasta el 2% gracias a la fortaleza del consumo.

 

¿Ven posibilidades de subidas para las bolsas europeas en estos últimos tres meses?

Tras siete años por fin los beneficios empresariales van a servir de apoyo a la evolución de las bolsas con una tasa esperada de crecimiento del 18%. En las últimas semanas los analistas están publicando revisiones favorables para las empresas de la zona euro con exposición doméstica, al no verse afectadas por el impacto de la fortaleza del euro. 


En la medida que la inflación vuelva a repuntar como se espera, tras la evolución más débil de estos meses de verano, es de esperar que las bolsas retomen la senda alcista que marcaban en los primeros trimestres, en especial de la mano del sector bancario.

 

El Ibex 35 ha sido el peor índice de los grandes de Europa en el último mes, ¿a qué se debe? ¿qué esperan para la bolsa española en esta recta de final del año?

Efectivamente en el último mes la bolsa española ha perdido más de un 1% mientras el índice Euro Stoxx ha subido cerca de un 2%. Por un lado la bolsa española se está viendo afectada por la delicada situación política en Cataluña ante el referéndum que plantean los independentistas. Por otro lado no podemos olvidar que el sector bancario, que ha bajado también durante este mes más del 1%, es el de mayor peso en el Ibex 35 con una ponderación superior al 35%.


Ante la normalización de tipos del BCE que se avecina en 2018, los sectores cíclicos resultan más atractivos. A su vez los inversores buscan valores impulsados por el vigor de la demanda interna para evitar verse perjudicados por la divisa más fuerte. Así en los próximos meses las empresas españolas que tengan un elevado peso de su negocio en la eurozona y que estén expuestas a la recuperación económica van a impulsar la bolsa española.
 

Los  bancos centrales han comenzado a dar pasos para ir normalizando sus políticas no convencionales. ¿Lo va a aguantar el mercado?

Los inversores esperan que el BCE inicie la reducción de su programa de compras de activos en el mercado secundario en enero de 2018. Eso sí, la ejecutará de forma progresiva y con flexibilidad suficiente para adaptarse a los datos que se vayan publicando tanto de actividad como de precios. 


Por su parte Janet Yellen, en su comparecencia bianual ante el Congreso de los EE.UU. el pasado 12 de julio, declaró que la Reserva Federal continuará subiendo los tipos gradualmente desde el 1-1,5% actual. Su mensaje sonó más suave de lo esperado, pero el mercado interpretó que el crecimiento es suficientemente saludable para dar un nuevo paso en la normalización de la política monetaria. Los síntomas de recuperación de la economía norteamericana, tras el tropiezo del primer trimestre, exigirán subidas escalonadas de tipos de interés en los próximos años. Sin embargo, se mantendrá bajo estrecha vigilancia la evolución de la inflación, sigue por debajo del objetivo del 2%, para acompasar la normalización de tipos a su recuperación.


La reacción de los mercados tras las declaraciones de Draghi no se hizo esperar en julio: la rentabilidad del bono alemán a diez años se duplicó desde el 26 de junio (del 0,25% hasta el 0,58%). Y a la par, el comportamiento relativo de los bancos de la eurozona frente al índice Euro Stoxx ganó más de un 6,7%. Ahora que tras el verano se vuelve a ver más cercana la normalización de tipos del BCE, el bono alemán ha repuntado de nuevo (desde 0,30% a principios de mes hasta 0,44%) al igual que lo han hecho los bancos (+4,4%) y las bolsas europeas en su conjunto (+4%).

 

En este entorno de crecimiento económico y políticas monetarias laxas, aunque en camino de cambio, ¿qué sectores pueden beneficiarse en los próximos meses?

En periodos en que la rentabilidad de los bonos sube, se comportan mejor las acciones “value”, aquellas con valoraciones más bajas respecto a sus fundamentales y que por tanto se consideran infravaloradas.


Así ha ocurrido también en esta ocasión, desde el pasado 26 de junio, de la mano de la sustancial alza vivida por el bono alemán (incluso con el bache del verano). En estas fases de subidas de tipos los sectores ganadores son: automóviles, bancos, aseguradoras, energía y  materias primas. No por casualidad son estos cuatro sectores los que más han subido en estos últimos tres meses (entre el +4,8% y el 2,22%) cuando el índice Euro Stoxx ha bajado un 0,5%.