Nuestro Responsable de Renta Variable y Arquitectura Abierta en Ibercaja Gestión, Pedro Lacambra, comparte la visión sobre el posicionamiento a tomar para este nuevo inicio de curso:

Lo primero, queremos resaltar que apostamos siempre por carteras diversificadas globalmente, independientemente del momento en el tiempo en el que decidamos invertir. Ahora que los indicadores económicos adelantados empiezan a enfriarse, y tras un excelente comportamiento de los mercados de Renta Variable, recomendaríamos rotar algunas de nuestras posiciones más expuestas al ciclo económico hacia compañías más defensivas. También estamos realizando un continuo análisis para identificar valores que hayan sido penalizados por algún evento concreto, que no ponga en riesgo su la viabilidad de su negocio en el corto plazo, o que tengan una opcionalidad que el consenso de mercado no ponga en precio.

 

Así mismo, vemos como la bolsa japonesa se ha quedado algo rezagada, a pesar de que es un mercado que se debería haber visto muy beneficiado por el rebote en el crecimiento global que se ha producido. Las medidas restrictivas que han impuesto para enfrentarse al Covid-19 ha lastrado la recuperación de sus mercados. En septiembre el país alcanzará un 50% de su población vacunada y sus compañías tienen un elevado apalancamiento operativo.

 

Por otro lado, es un buen momento para comenzar a construir alguna posición en ciertos valores con exposición al mercado chino, tras las fuertes correcciones como consecuencia de la aplicación de nuevas regulaciones que afectan a varios sectores en el país. Aunque si bien es cierto, debemos ser muy selectivos y asumir que la volatilidad continuará siendo elevada en este mercado.

 

Analizando por sectores y temáticas, pensamos que las compañías farmacéuticas se han quedado retrasadas, no descontado todo su potencial. La aprobación de la nueva regulación en Estados Unidos podría servir de catalizador, ya que pensamos que va a sorprender positivamente al mercado y eliminará el riesgo regulatorio que ha pesado en el sector. También encontramos varias oportunidades dentro de consumo básico, que tras el rebote cíclico se han comportado peor en relativo. En este caso deberíamos estar muy pendientes al impacto que en márgenes puede tener la subida del precio de las materias primas. Elegiríamos compañías con poder de fijación de precios.

 

Por temáticas, estamos convencidos que la digitalización, el consumo emergente, la transición energética y el envejecimiento poblacional, son tendencias por las que debemos apostar.

Siguiendo con esta idea, hace dos años lanzamos el fondo Ibercaja Megatrends para poder invertir en aquellas compañías que cumplen con las grandes tendencias actuales y que además cumplan con los criterios ASG.

 

Por último, nos parece interesante seguir de cerca alguna de las inversiones alternativas como las   infraestructuras, especialmente las ligadas a la transición energética, con el fin de aprovechar los estímulos fiscales que los gobiernos en Estados Unidos y Europa van a aplicar y, que gran parte de los mismos, se van a destinar a ese fin. Así mismo vemos oportunidades en secundarios de deuda privada. Hay que destacar que estas inversiones alternativas solo deben realizarse por inversores con un amplio horizonte temporal.

 

En general, seguimos valorando a la renta variable como un activo interesante y deseable a tener en carteras y también, la renta fija privada dado el perfil de riesgo actual.

Como hemos indicado, seguimos creyendo en la diversificación tanto sectorial como geográfica como palanca para obtener rendimientos sostenibles bajo el paraguas de los principios de gestión activa que aplicamos en Ibercaja Gestión.

 

 

Pedro Lacambra Prieto

Responsable de Renta Variable

Ibercaja Gestión