Nuestro Responsable de Renta Variable, Pedro Lacambra, nos da los motivos para apostar por la inversión en pequeñas compañías. En lo que va de año, su fondo acumula una rentabilidad superior al 13% y en los últimos 12 meses superior al 40%.

Invirtiendo en Ibercaja Small Caps se abre ante nosotros un amplio universo de oportunidades. Las compañías están menos seguidas y estudiadas por el mercado, por lo que tenemos más opciones de descubrir pequeñas joyas de la inversión, muy infravaloradas y con atractivos crecimientos de beneficios. Para ello es necesario llevar a cabo un profundo estudio de las ideas en radar que, sin ninguna duda, se verá compensado. Podemos invertir en compañías líderes en un nicho de mercado y, si elegimos bien, acompañarlas desde sus primeras fases de crecimiento, con los retornos que ello lleva asociado. Para ello, es necesario tener paciencia y esperar a que cristalice su valor. Las excelentes pequeñas compañías de hoy son las grandes compañías del mañana. Así mismo, si unimos un buen negocio con una baja valoración, estas compañías suelen ser objeto de operaciones corporativas, siendo compradas por empresas más grandes que bien, o tienen miedo de su competencia, o quieren crecer en el segmento en el que operan. Y, generalmente, lo hacen pagando una elevada prima sobre el precio de cotización. Otro punto a favor es que el acceso a los equipos directivos es más directo, por lo que podemos armar con información de mayor calidad nuestros modelos de valoración, algo vital para nuestro estilo de inversión. En contra de lo que se suele pensar, las pequeñas compañías nos proporcionan unos retornos muy superiores en el largo plazo a los ofrecidos por las grandes y con un riesgo muy similar. Podremos obtener mejores rentabilidades ajustadas por el riesgo asumido, tal y como queda reflejado por el ratio de Sharpe del MSCI Europe Small Cap. En la cartera de Ibercaja Small Caps nos gusta invertir a largo plazo con una visión empresarial, apostando por compañías que ofrezcan un producto o servicio diferencial, con presencia de grupos familiares como accionistas de referencia que velen por el interés de los minoritarios, generadoras de caja, con un balance sólido, que gocen de una ventaja competitiva y que generen retornos sobre el capital empleado por encima de su coste de capital.

Pedro Lacambra Prieto

Responsable de Renta Variable

Ibercaja Gestión